Andy Mulligan

5.Jun.2012
Tres chicos que se ganan la vida rebuscando en un vertedero ofrecen un ejemplo luminoso de honradez y generosidad en medio de un océano de basura, también moral.