Valencia: una experiencia limitada de cheque escolar

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Ayuntamiento de Valencia (España) ha convocado por segundo año consecutivo la campaña del cheque escolar, dirigida a cubrir total o parcialmente los gastos de escolarización de niños menores de cinco años en escuelas infantiles públicas y privadas, durante el próximo curso 1993-1994. El curso pasado se concedieron un total de 2.366 cheques, con un coste medio de 9.000 pesetas.

Para el próximo curso, el Ayuntamiento valenciano ha presupuestado 167 millones de pesetas, 67 más que el año anterior, con los que se pretende cubrir de 5.000 a 7.000 cheques escolares. Esta ampliación de ayudas se ha hecho posible al privatizarse la gestión de todas las guarderías municipales. Para la adjudicación de la ayuda se tienen en cuenta ciertos baremos, que incluyen el nivel de ingresos, el número de hijos y otras circunstancias de la familia. El cheque sólo cubre el capítulo de escolarización, sin incluir comedor ni transporte. El sistema del cheque escolar consiste propiamente en el compromiso del Ayuntamiento de pagar directamente nueve mensualidades a las escuelas que escojan los beneficiarios, con un límite máximo de 12.000 pesetas por niño y mes.

La popular iniciativa municipal, pionera en España, recibió sin embargo algunas críticas el año pasado, por la escasa difusión informativa y publicitaria de la convocatoria. Esta insuficiencia se tradujo en un número relativamente bajo de solicitudes, que procedieron mayoritariamente de rentas medias y medio-altas. Para la presente convocatoria, tales problemas parecen haber desaparecido, pues el primer día del plazo se repartieron ya 10.000 solicitudes. En opinión de la responsable de la iniciativa, la concejal de Educación María Dolores García Broch, “con el cheque estamos defendiendo la libre elección de centro, la mejora de la enseñanza, la redistribución de los recursos públicos y una educación compensatoria, en la que se reduzcan las diferencias sociales. La ayuda escolar permite a los niños de familias menos favorecidas acudir a escuelas que, de otro modo, no estarían a su alcance”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares