Preocupa el reemplazo generacional de los profesores

Reforzar el atractivo de la profesión docente
La escasez de profesores es motivo de preocupación en muchos países de la OCDE, sobre todo en aquellos donde todavía va a aumentar el número de alumnos. En los próximos años se irán jubilando muchos profesores contratados en los años del boom educativo, sin que esté asegurado el reemplazo con otros jóvenes. De ahí la necesidad de ofrecer unas condiciones laborales atractivas, si bien el malestar que hoy experimentan los profesores no se reduce solo a cuestiones de sueldo. Varios informes recién publicados analizan las tendencias en la profesión docente.

El último informe de Eurydice (Observatorio Europeo de la Enseñanza), titulado The Teaching Professsion in Europe: Profile, Trends and Concerns, analiza las condiciones laborales de los docentes de secundaria del sector público en treinta países europeos: los quince de la UE, doce candidatos y tres más del espacio económico europeo (Islandia, Liechtenstein y Noruega).

El salario, por encima o igual al PIB por habitante

Con respecto a los salarios de los profesores, el informe tiene en cuenta las diferencias de poder adquisitivo que existen entre los países. Calcula los sueldos anuales de los docentes del primer ciclo de secundaria y los expresa en porcentaje del PIB por habitante. Los salarios mínimos más altos son los de Alemania (153%), Portugal (147%), España (145%), Grecia (122%), Reino Unido (110%). En el resto de la UE, el salario mínimo equivale más o menos al PIB por habitante, mientras que suele ser inferior sobre todo en los países candidatos a la UE (del centro y el este europeo), donde se sitúa por debajo del 80%.

En cuanto al salario máximo que puede alcanzar un profesor, en todos los países de la Unión supera el 140% del PIB por habitante, salvo dos: Suecia (131%) y Dinamarca (115%). El país europeo que mejor paga a sus profesores es Portugal (331%), seguido de Grecia (219%) y España (213%). En los países candidatos a la Unión el salario máximo se sitúa generalmente por debajo del de los países de la UE.

Eurydice constata que en los últimos diez años se viene registrando en Europa, salvo en Francia, una tendencia a aumentar el número de contratos temporales principalmente por las sustituciones y ausencias del profesorado. Al mismo tiempo algunos países, como Italia, Dinamarca o Suecia, han introducido reformas para limitar el estatuto de funcionario a sus docentes de la enseñanza pública. En sentido inverso van los gobiernos de España, Hungría, Eslovenia, Eslovaquia, Polonia y Lituania, al igual que los de Alemania, Luxemburgo, Holanda y Austria. Ser funcionario permite a los profesores gozar de gran seguridad laboral hasta el final de la carrera profesional.

La carga laboral

Para el análisis de la carga laboral el informe distingue entre aquellos países que exigen a los profesores un número fijo de horas (Alemania, Bélgica, Irlanda y Luxemburgo) y los que incluyen en el cómputo total, junto a las horas de clase, el tiempo dedicado fuera del colegio a otras tareas como corrección de exámenes o preparación de clases, como sucede en Holanda, Suecia y el Reino Unido. En Suecia las horas de trabajo anuales son un máximo de 1.767, de las cuales, al menos 1.360 han de ser dedicadas en el colegio. Parecido es el caso del Reino Unido, donde solo se especifica un total mínimo de 1.265 horas. Las cifras varían mucho. Francia es el país de la UE con menos horas (648, máximo), mientras que España (1.134 horas) ocupa el octavo puesto y en Portugal el máximo es de 1.603 horas.

En Luxemburgo, Liechtenstein, Noruega y Eslovenia la carga laboral se reduce en función de los años de docencia, aunque el salario continúa creciendo hasta la jubilación. En Alemania, Grecia, Portugal e Islandia el incremento del sueldo es discontinuo y modesto tras los 24-31 años de media en la enseñanza. El leve aumento en el salario se debe principalmente a la reducción de la carga laboral, ya que en estos países las horas de trabajo se reducen con la edad.

Eurydice hace también mención de los cursos de formación para los profesores de secundaria. En dieciséis países la asistencia a los cursos es obligatoria. En España, Portugal, Islandia, Bulgaria, Polonia y Eslovenia es opcional, pero claramente unida a la promoción interna. En los demás es opcional y la ausencia no supone ninguna repercusión laboral.

Se eleva la edad del profesorado

La OCDE acaba de publicar su informe anual Education at a Glance (2003), donde compara los sistemas de enseñanza de los países miembros. Uno de los aspectos que destaca este año es que se avecina una jubilación masiva de profesores, pero los colegios siguen sin encontrar la fórmula para atraer a jóvenes que quieran subirse a la tarima.

En casi todos los países de la OCDE, la mayoría de los profesores de primaria y secundaria tienen más de 40 años. Y en 15 de los 19 países de los que hay datos disponibles, la proporción de profesores de secundaria mayores de 40 años es 13 puntos porcentuales superior a la de los de primaria. Los casos extremos son Alemania, Canadá, Holanda, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Portugal y Suecia, donde más del 60% de los profesores de primaria son mayores de 40 años. En Italia y Alemania, la mitad de los profesores de secundaria son mayores de 50 años.

Esto supone que no entran suficientes nuevos profesores. Solo en Bélgica, Corea, Gran Bretaña, Luxemburgo y Eslovaquia alrededor del 20% de los profesores de primaria tienen menos de 30 años. Alemania, Italia y Japón, en cambio, no llegan al 10%.

Puestos vacantes

Esta situación trae consigo otros problemas. En primer lugar, no se está produciendo una entrada escalonada de profesores jóvenes que compense el elevado número de profesores que se jubilarán en los próximos 10 años (los de la generación del baby boom). En segundo lugar, en 14 países miembros, una media del 12% de los puestos docentes estaba vacante al comenzar el curso 2001-2002. Además, en los colegios con vacantes, el 14% de los profesores a jornada completa y el 31% de los de media jornada no reunían todos los requisitos de cualificación y experiencia oficiales.

Ciencia, tecnología e informática, matemáticas e idiomas son las materias donde hay más dificultades para encontrar profesores. Por último, la escasez de profesorado es más acusada en los países con mayor proporción de profesores mayores, y donde además se espera que el número de matriculados se estabilice o aumente en los próximos años. Es el caso de Alemania, Italia o Suecia, donde más del 40% de los profesores son mayores de 50 años, y tienen una baja proporción de profesores jóvenes.

El informe observa que el salario puede ser uno de los factores que disuaden a los jóvenes. De ahí que sugiera a los países miembros revisar las políticas de empleo de profesores. Entre 1996 y 2001, el salario de los profesores creció más rápido que el PIB por habitante en Italia, Japón, México, Nueva Zelanda y la República Checa. Pero en la mayoría de los países, creció más despacio.

ACEPRENSA

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares