Los riesgos de “dopar” a la educación privada

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 8m.
pexels-photo-3420517
En muchos países, la educación de gestión privada se divide en dos bloques: por un lado, los centros financiados por el Estado, que no pueden cobrar cuotas obligatorias a las familias (por ejemplo, los concertados en España); por otro, los propiamente privados, que tienen completa autonomía financiera: ni dependencia de las arcas públicas ni prohibición de cuotas. Sin embargo, en Australia todos los colegios de titularidad privada reciben una importante subvención pública al tiempo que cobran tasas, bastante altas en

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares