Las escuelas privadas británicas financian sus propias becas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde que el gobierno laborista británico decidió eliminar las subvenciones para que hijos de familias de menos recursos estudiasen en colegios privados, estos centros las han sustituido por sus propias becas. Este curso, al no haber ya nuevas ayudas estatales, las escuelas privadas han perdido 8.000 alumnos subvencionados. Pero, según datos publicados la semana pasada, estas escuelas proporcionan ahora becas a un quinto de sus alumnos (cfr. Daily Telegraph, 3-V-99). Esto les permite seguir ofreciendo plazas a familias de menor poder adquisitivo.

En palabras de James Sabben-Clare, secretario de la Conferencia de Directores de Colegio, que representa a 240 centros privados, las escuelas aplican “el principio de Robin Hood”, según el cual las becas se financian cobrando más a las familias pudientes. La enseñanza privada en Gran Bretaña, con el 7% del alumnado del país, pretende que en sus centros siga habiendo alumnos de diversas extracciones sociales. Según Sabben-Clare, “los padres comprenden que la escuela sale beneficiada si acoge a un abanico lo más amplio posible de clases sociales”.

En 1981 el gobierno conservador puso en marcha un plan de plazas subvencionadas en colegios privados para estudiantes que no podían pagar la matrícula. El objetivo era ampliar las posibilidades de elección de escuela de las familias con menos recursos económicos y favorecer la integración de distintas clases sociales en los colegios privados. Cuando los laboristas ganaron las pasadas elecciones, más de 40.000 chicos de 11 a 18 años se beneficiaban de estas ayudas, que en muchos casos cubrían íntegra la matrícula. Más de la mitad de los padres que envían sus hijos a centros privados estudiaron en escuelas estatales.

El sector privado teme hacerse más elitista por la subida de costes. En los últimos años, las matrículas de estos centros vienen encareciéndose a un ritmo doble que la inflación. La media es ahora de 5.500 libras al año. En cambio, el gasto medio en las escuelas públicas es de 2.300 libras por alumno. El alza de precios ha servido para financiar becas y también para realizar inversiones más altas (190 millones de libras) destinadas a mejorar el equipamiento y las instalaciones. Pese a la subida, el número de alumnos de los colegios privados aumentó en 3.400 respecto al curso anterior.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares