Las escuelas públicas británicas no son gratuitas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La enseñanza que se imparte en las escuelas públicas de Gran Bretaña no es gratuita. Así lo revela un estudio realizado por Brand & Issues para el Norwich Union, publicado el 6 de septiembre, donde se han entrevistado a unas 500 familias de Londres, Birmingham, Manchester, Cardiff y Glasgow.

Las familias británicas que envían a sus hijos a las escuelas públicas tienen que gastarse cada año, por término medio, 799 libras en primaria y 968 en secundaria, en uniformes, libros, comidas y extras, como por ejemplo, salidas escolares. De manera que los 11 años de enseñanza obligatoria -que va de los 5 a los 16 años- cuestan 9.515 libras por hijo. La cantidad es aún mayor para aquellos padres que contribuyen en la financiación de los colegios o que pagan unas clases de música. Por ejemplo, en Richmond, al suroeste de Londres, aprender a tocar un instrumento -sin contar con el alquiler, que sale por unas 108 libras- cuesta 183 libras al año.

La comida -288 libras al año en primaria y 396 en secundaria- es con diferencia el mayor gasto de todos. La ropa y el calzado para uso escolar ocupa el segundo puesto (entre 172 y 185 libras anuales); y el tercero, el transporte (108 libras anuales). La ciudad más cara para estudiar en una escuela pública es Londres, donde estos gastos alcanzan las 1.058 libras anuales. Le siguen Birmingham (919 libras), Cardiff (852 libras), Glasgow (843 libras) y Manchester (827 libras).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares