Las escuelas católicas alemanas se encuentran desbordadas por la demanda

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 30s.

Berlín. Las escuelas católicas en Alemania no pueden absorber la fuerte demanda de alumnos que quieren estudiar en ellas. Según el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el cardenal Karl Lehmann, las solicitudes para estudiar en los colegios católicos superan cada año en un 30% las plazas disponibles. Además, el número de alumnos en los 1.137 colegios de la Iglesia en Alemania no ha dejado de crecer en los últimos años y en el curso 2002/2003 ha alcanzado un nuevo récord de casi 370.000. Esto supone el 3% de la cifra total de alumnos en colegios alemanes, pero es más del 50% del alumnado de los colegios privados del país.

En un congreso de escuelas católicas celebrado a finales de marzo en Bonn, el cardenal Lehmann explicó que los padres escogen la escuela católica por distintos motivos. Muchos buscan una atención religiosa adecuada para sus hijos. Sin embargo, otros padres, para los que la cuestión religiosa no es prioritaria, se deciden por una escuela católica porque en ellas se aplican las técnicas pedagógicas tradicionales, señaló el cardenal.

El semanario Die Zeit, en un artículo publicado el año pasado (suplemento Wissen 27/2002), hace referencia a este último punto como una clave del “éxito pedagógico” de los colegios católicos. Según la revista, los profesores de escuelas católicas insisten hasta que los alumnos aprendan los temas, les ofrecen clases de recuperación y apoyo y tratan de inculcar a los padres la necesidad de que sus hijos hagan los deberes en casa, temas a los que no se presta suficiente atención en los colegios públicos. La clave es “exigencia y atención”, afirma el semanario. Por su parte, Lehmann aseguró que el estudio PISA, que causó gran conmoción en Alemania por el mal resultado general obtenido por el sistema educativo del país, ha dado una puntuación muy buena a las escuelas católicas. El informe PISA es un estudio internacional de calidad educativa realizado en países de la OCDE (ver servicio 171/01).

Según la Oficina Federal de Estadísticas, el número de escuelas privadas creció cerca de un 25% de 1992 a 2001, aumentando su proporción dentro del número total de colegios del 6,1% al 7,9%. Pese a la buena aceptación de la educación privada, en tiempos de crisis de las finanzas públicas las escuelas privadas alemanas se ven amenazadas por el riesgo de recortes en las subvenciones. En Alemania, la Ley Fundamental obliga al Estado a cooperar en la financiación de la educación privada, pero el sistema de financiación varía según los Länder, responsables directos de los asuntos educativos.

En Renania del Norte-Westfalia, por ejemplo, el Land subvenciona el 94% de los gastos ordinarios de las escuelas, mientras que en otras regiones la proporción es entre un 10% y un 20% menor. La parte que no es subvencionada debe correr a cargo de la sociedad titular del colegio, sin que ésta pueda exigir a los padres dinero en concepto de escolaridad. En el caso de las escuelas católicas, la cantidad restante se cubre a través del dinero recaudado por el impuesto eclesiástico o, en el caso de los colegios propiedad de órdenes, gracias a que los profesores religiosos ponen parte de su sueldo a disposición de la escuela.

Lehmann dijo que, en vista del mal momento que atraviesan las finanzas estatales alemanas, las escuelas católicas podrían tener en un futuro próximo problemas para financiarse en algunos Länder. No obstante, el cardenal consideró que “a ningún ministro de Finanzas amplio de miras se le ocurriría reducir el número de escuelas privadas, ya que éstas salen al Estado más baratas que las escuelas públicas, porque las asociaciones eclesiásticas asumen una parte considerable de los gastos de funcionamiento”. En este sentido, el presidente de la Asociación de Escuelas Privadas Alemanas, Gustav Huber, afirmó recientemente que “el Estado paga en estos momentos por un alumno en un colegio privado el 60% de lo que gasta en uno de un colegio público”.

Vicente Poveda