La escuela privada inglesa se plantea abandonar el currículo nacional

Algunas de las principales escuelas privadas del Reino Unido están planteándose abandonar el currículo nacional por considerar que los contenidos básicos están siendo “sacrificados a favor de causas de moda”, como ciudadanía, educación sexual, homofobia y lucha contra la obesidad.

La noticia se produce tras las declaraciones de Michael Spinney, presidente de la IAPS, asociación mayoritaria de prep schools, las escuelas primarias privadas de Gran Bretaña (5 a 14 años). Spinney ha anunciado que varias asociaciones de estas escuelas están discutiendo si deberían abandonar el currículo nacional porque “se está viendo inundado en algunos aspectos por una agenda social que lo acompaña y por la que no queremos ser absorbidos”, ha dicho.

“Cada vez más, estamos viviendo una era en la que enseñar y aprender se sacrifican en favor de causas de moda, a menudo con efectos desastrosos sobre el nivel de la educación. Ha llegado la hora de convocar un comité de escuelas independientes para analizarlo”, ha señalado. El hartazgo se produce ante la nueva versión del currículo nacional estatal que se enseñará a partir del año próximo, donde contenidos básicos tradicionales han sido aligerados para incluir otros como los mencionados arriba.

Frente a esta enseñanza políticamente correcta, las escuelas privadas defienden la vuelta al núcleo tradicional de los conocimientos básicos. Eso supondría dedicar más tiempo a ortografía, tablas de multiplicar o datos históricos clave, instrucción denostada por la escuela comprensiva tan en boga en los círculos pedagógicos. “Estamos interesados en el conocimiento, el rigor y las habilidades fundamentales. El currículo tiene que ser flexible y adecuado a las necesidades de los chicos, por lo que tenemos que volver a los contenidos”, dijo Spinney.

Aunque no tienen obligación de seguir el currículo nacional, las prep schools suelen hacerlo para asegurar que sus alumnos estén bien preparados para acceder a la secundaria, que hay que superar para lograr el título oficial. Bernard Trafford, presidente de la HMC, que reúne a 250 de las escuelas más elitistas -como Eton o Harrow-, cree que deberían usar su “independencia”. “El currículo contiene lecciones de ciudadanía, educación sexual. La salud y la seguridad serán lo próximo. Es simplemente disparatado: se quiere utilizar las escuelas para resolver las enfermedades sociales”, afirma.

La presidenta de la Asociación de Escuelas Femeninas (GSA), Pat Langham, dice que “algunas iniciativas del currículo nacional han sido como una montaña rusa y las escuelas estatales están atrapadas en los vagones, precipitándose hacia esas medidas. Nosotras no. Aunque preferiríamos trabajar junto a las escuelas estatales, estamos interesadas en esas propuestas [de no seguir el currículo nacional]”. Piensa que es mejor impartir la educación personal, social y sanitaria como parte del ideario de la escuela, como antes solía hacerse, más que en lecciones y asignaturas.

En defensa del nuevo plan de estudios, un portavoz del Departamento de Infancia, Escuelas y Familias ha dicho que “refleja el mundo en el que vivimos”, lo cual da a los niños “el conocimiento que necesitan para triunfar”, sin que de ahí se derive “que la enseñanza tenga menos rigor académico”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares