La enseñanza en casa crece en Estados Unidos

En un estudio presentado por la Heritage Foundation, “Homeschooling Sees Dramatic Rise in Popularity”, se recogen datos sobre la enseñanza en casa procedentes de dos investigaciones, una pública y otra privada. Según el Departamento de Educación de EE.UU., durante el año 2007 estudiaron en casa 1,5 millones de alumnos, lo que representa el 2,9% de los niños en edad escolar. En otra estadística, realizada por el National Home Education Research Institute, una institución que defiende este modelo, la estimación asciende a 2,5 millones.

En cualquier caso, los datos, a juicio de los autores del estudio, reflejan que cada vez son más los padres que deciden enseñar a sus hijos en casa. El auge de este modelo, advierten, es similar al desarrollo y expansión de las charter schools: como ellas, es un ejemplo del ejercicio de la libertad de enseñanza que poseen los padres. Puede hablarse, afirman, de una tendencia al crecimiento en el futuro, como demuestra la comparación de los datos con otros años. Según las estimaciones oficiales, la enseñanza en casa ha crecido un 36% desde 2003 y un 74% desde 1999.

En el informe del Departamento de Educación se recogen también las razones por las que los padres eligen este tipo de enseñanza. El 36% de los encuestados dice que lo hace por considerarlo más adecuado para ofrecer formación moral y religiosa a sus hijos. Un 21% declara que elige la educación en el hogar porque le preocupa el ambiente de las escuelas. El 17% manifiesta su desacuerdo con el programa académico oficial. Es reseñable, en este sentido, que sólo el 4% lo haga por “necesidades especiales” y el 2% por problemas de salud física o mental de los niños.

El estudio de la Heritage Foundation señala, asimismo, que los niños que estudian en casa obtienen buenos resultados académicos, con independencia de los ingresos familiares y la titulación académica de los padres. De hecho, cada día existen más organizaciones en EE.UU. que promueven este modelo y se encargan de asesorar a los padres. Además, muchos estados lo han reconocido como una opción válida. Ya en el año 2000, una investigación reveló que algunas de las grandes universidades americanas, como Yale, Standford o Harvard, reconocían las buenas aptitudes académicas de los alumnos que habían estudiado en casa, y contaban con programas específicos para atraerlos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares