España: tres de cuatro escolares eligen la asignatura de Religión

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El 76,1% de los alumnos españoles no universitarios han optado por la asignatura, voluntaria, de Religión y Moral Católica en el curso 2001-2002. La proporción es dos puntos menor que el año pasado, sobre todo por el descenso registrado en los centros públicos; en cambio, en los privados no confesionales ha habido una subida.

Los datos proceden del último estudio realizado por la Comisión Episcopal de Enseñanza y se refieren a 61 de las 68 diócesis españolas. Los porcentajes registrados hace un año figuran en el servicio 51/01; pero los referidos a todos los niveles de enseñanza no son comparables con los últimos porque esta vez no se han tenido en cuenta los estudios de magisterio.

El porcentaje de alumnos inscritos en Religión varía según el tipo de centro y la etapa de enseñanza (ver tabla). En los colegios católicos la proporción ha subido ligeramente con respecto al año pasado: de 98,9% a 99,1%. En los públicos ha descendido cerca de tres puntos, de 72% a 69,2%, tanto como ha subido en los privados no religiosos (de 74,8% a 77,5%).

El ascenso en los centros privados de titularidad civil rectifica la notable caída del año pasado. Es significativo el aumento de más de 10 puntos en el primer ciclo (12-14 años) de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y de 4 puntos en el segundo ciclo (14-16 años). La Comisión Episcopal de Enseñanza atribuye el cambio a que estos colegios han empezado a ofrecer alternativas a la Religión con exigencias académicas similares. De todas maneras, sigue siendo una opción condicionada por la ausencia de evaluación en la alternativa, dice la Comisión.

En los colegios públicos se ha producido un notable descenso de 2,8 puntos en la ESO y de 5,4 en Bachillerato (16-18 años) con respecto al año pasado. La Comisión Episcopal señala que resulta determinante la posibilidad de cambiar la Religión por actividades sin valor académico: a esas edades, son los propios alumnos los que deciden y suelen inclinarse por lo más fácil. La Comisión considera, por tanto, explicable el descenso.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares