España: nuevas becas para la movilidad universitaria

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Apartir del próximo curso se darán becas especialmente dirigidas a los estudiantes españoles que se matriculen en una universidad situada fuera de su propia región, a fin de fomentar la movilidad de alumnos en el interior del país, hasta ahora muy escasa. Con el distrito universitario compartido, implantado hace siete años, se pretendía que los estudiantes pudieran elegir la universidad pública que prefirieran, sin limitación geográfica. Pero los universitarios que quieren estudiar en otra comunidad autónoma encentran serias dificultades: por un lado, el pequeño número de plazas que los centros estatales ponen a disposición de alumnos foráneos (por lo general el 5%); y por otro, los inconvenientes económicos que origina residir fuera del hogar. Las becas para enseñanza universitaria que convocaba el Estado no daban especial relevancia a los gastos en transporte y residencia a los que deben hacer frente los alumnos que se trasladan a otra región. Las nuevas becas de movilidad prevén unas dotaciones de entre 400.000 y 675.000 pesetas por alumno (hasta 810.000 pesetas para los que provengan de fuera de la península). Quienes opten a estas ayudas podrán tener una renta familiar un 10% superior al umbral de ingresos que estipula la convocatoria general de becas, lo que supone un tope de 3,88 millones de pesetas anuales para las familias de cuatro miembros. Con esta medida, el Ministerio de Educación espera ayudar a 18.500 alumnos, tanto de universidades del Estado, como de centros privados. El costo total será de unos diez mil millones de pesetas, la décima parte del gasto en becas a cargo del Ministerio.

Otra medida para fomentar la movilidad serán las becas Séneca, para el intercambio de alumnos entre universidades de distintas regiones. El Consejo de Universidades se encargará de gestionar este plan, que cuenta con una ayuda ministerial de 750 millones de pesetas. Por su parte, las Consejerías de Educación y las propias universidades pueden crear distritos interautonómicos, lo que salvaría las trabas existentes para la admisión de alumnos de otra región.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares