Escuelas rurales francesas abren filiales en la ciudad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 49s.

Una de las iniciativas que ha mejorado el nivel educativo en el medio rural son las conocidas en Francia como Maisons Familiales Rurales (MFR), que se han extendido con otros nombres por diversos países (en España se llaman Escuelas Familiares Agrarias). Aunque su idea original era educar a las personas del campo, a partir de esta década se han adaptado también al medio urbano, y están dando buen resultado.

Las MFR surgieron en 1935 por iniciativa de familias agricultoras. Deseaban que sus hijos alternaran la formación con el trabajo en las explotaciones. Actualmente existen en Francia más de 450 escuelas de este tipo, con unos 45.000 alumnos. Y la idea se ha exportado a 22 países.

Lo más reciente es su adaptación a la ciudad. Los nuevos alumnos urbanos pueden elegir cursos como jardinería, limpieza pública, cocina, hostelería y otros servicios, v.gr. la atención de personas minusválidas, niños o ancianos.

Pero antes llegar al medio urbano, las MFR han tenido que sobrevivir en el medio rural: en los años 70, presionadas por el descenso de empleo agrícola, ya ampliaron su oferta formativa a los trabajos artesanales, la industria y los servicios del medio rural.

El salto a la ciudad ha sido propiciado por algunos políticos interesados en que se organizasen filiales urbanas de las MFR. Estas filiales se dirigensobre todo a jóvenes que no se adaptan a la escuela tradicional o que viven en barrios más “conflictivos”. Una de las ventajas de las MFR frente a otros centros educativos es que funcionan como internados en régimen de alternancia. Los alumnos aprendices viven una semana en la escuela y tres en casa, mientras que los pre-aprendices están internados quince días al mes. Además, las MFR conceden gran importancia al desarrollo afectivo, social y cívico de los alumnos, y las familias desempeñan un papel activo en el programa de formación. De hecho,todas las familias son miembros de la asociación que administra cada MFR y los cursos se apoyan tanto en la experienciaempresarial de los alumnos como en su experiencia familiar.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares