Empresas privadas se hacen cargo de escuelas estatales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 33s.

Acomienzos de los años noventa, algunas empresas estadounidenses trataron de crear cadenas de colegios privados. La fórmula preferible era comprar centros ya existentes. Pero pronto descubrieron que no era fácil: los propietarios no querían vender y sus sólidos sistemas de financiación hacían difícil la competencia.

Las inversiones se concentraron entonces en servicios complementarios, como asesoramiento, preparación, educación pre-escolar, etc. Sin embargo, algunas circunstancias están abriendo las posibilidades de gestión privada en la enseñanza secundaria estatal. De entrada, la calidad de la enseñanza pública estadounidense está por debajo de los niveles internacionales, a pesar de ser uno de los países que le dedican un porcentaje más alto del PIB. Más del 40% de los niños de diez años no superan un examen básico de lectura. La razón de los malos resultados se debe, en parte, a que casi la mitad de los 6.500 dólares gastados por alumno se destina a “servicios no educativos”, en su mayoría administrativos.

El descontento de las familias, su falta de recursos para acudir a otros colegios y la conciencia cada vez más clara de ser clientes de una enseñanza que no vale lo que cuesta, ha creado un clima que está difuminando las barreras entre el sector público y el privado.

Por un lado, las charter schools (ver servicio 176/94) gozan de libertad para encomendar a empresas privadas la dirección y gestión de los colegios, sin perder las asignaciones estatales. Y su número sigue creciendo (son ya 1.128 en todo el país). Pero además, están proliferando las empresas especializadas en reflotar colegios públicos.

Así, la empresa Edison Project, que nació con el objeto de crear una cadena de colegios privados, ha optado por gestionar escuelas públicas, y ya dirige 51. Nobel Learning Communities tiene 138, y Sylvan Learning Systems, 46 en 17 Estados.

En Gran Bretaña, donde las familias tienen problemas similares, se ha registrado, por primera vez, un caso de estas características. Las autoridades educativas del condado inglés de Surrey han llegado a un acuerdo con la empresa 3 E’s Ltd. para que se ocupe de la dirección y gestión del colegio público Kings’ Manor (Guildford), centro de cuatrocientos alumnos, situado en una zona difícil, con una tasa de fracaso escolar doble de la media nacional. Este colegio, duramente calificado durante diez años por el organismo encargado de la inspección de las escuelas públicas, se exponía al cierre.

La empresa 3 E’s Ltd., especializada en remendar colegios con problemas, fue fundada por un matrimonio con amplia experiencia en docencia y gestión educativa. En septiembre, momento en que tomarán las riendas del colegio, nombrarán un nuevo equipo directivo, contratarán nuevos profesores y tratarán de ampliar el número de matriculados. La empresa podrá seleccionar hasta el 15% del alumnado. Los programas seguirán siendo definidos por las autoridades educativas y a los profesores los pagará el erario público.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares