Educación española: algunos datos entre la marea de eslóganes


Una versión del artículo fue publicada en el servicio impreso 69/13

Algunos de los eslóganes más repetidos en las concentraciones anti-recortes tienen mucho que ver con la realidad, otros poco, y otros nada. Es lo que cabe deducir tras leer el informe “Datos y cifras”, que publica anualmente el Ministerio de Educación al comienzo del curso.

Hay que tener en cuenta que solo un dato, el del número total de alumnos, se refiere al curso 2013-14 que ahora empieza. La mayoría corresponden al curso 2012-13, pero otros –y algunos de ellos relacionados con las principales quejas de la “marea verde”– a cursos anteriores, cuando aún no se habían producido los recortes más drásticos: por ejemplo, el coste de la plaza pública o el porcentaje del gasto público en educación destinado a la escuela concertada y privada.

¿Falta de profesores?
El “recorte” que más quejas ha provocado es el de profesores en la enseñanza pública (primaria y secundaria). Según los datos del Ministerio, aunque efectivamente el número de profesores ha bajado, el descenso no ha sido tan pronunciado como se anunciaba desde algunos medios de comunicación o sindicatos. CC.OO., por ejemplo, señalaba en un informe que desde 2009 a 2013 se habían perdido 62.000 profesores en la pública. Sin embargo, hasta el curso 2012-13 (último del que se tienen datos oficiales), el número de profesores bajó solo en 11.500.

Otro ejemplo de cálculo poco riguroso, aunque algo más que el de CC.OO., es el del sindicato de profesores (de la pública) ANPE. Según ellos, entre 2011 y 2013 se perdieron unas 50.000 plazas de profesores, pero las cifras oficiales lo dejan en 21.414. De acuerdo a los datos del Ministerio, el número de profesores en el sistema público empezó a bajar en el curso 2011-12, aunque la bajada más acusada se produjo al año siguiente.

¿Clases masificadas?
Pero más significativa es la ratio entre profesores y alumnos. En el último curso finalizado (2012-13) había un total de 474.516 profesores en la enseñanza pública, lo que supuso una ratio de 13,2 alumnos por profesor en primaria, 10,3 en secundaria y 9,8 en bachillerato, todas por debajo de las medias de la OCDE en 2011 (15,4; 13,3; 13,9 respectivamente). Dada la querencia de la “marea verde” a compararse con la concertada, poniéndose siempre en el papel de víctima, conviene señalar que en todas las etapas la ratio alumnos-profesor es mayor en las escuelas concertadas que en las públicas.

El profesor de la concertada también tiene que atender en clase a más alumnos que el de la pública. El informe del Ministerio no ofrece estos datos, pero sí lo hace el último informe de la OCDE (Education at a glance 2013), aunque con datos referidos a 2011. Entonces la clase de secundaria en España tenía por término medio 25,7 alumnos; pero si solo se tienen en cuenta las aulas públicas el número descendía hasta los 23,4, prácticamente en la media de la OCDE (23,5). En primaria, el número medio de alumnos era 21, algo por debajo de la media.

Sí es cierto que el profesor de la enseñanza pública suele tener alumnos más difíciles. El porcentaje de alumnos extranjeros que estudian en la pública (el 82,5%) es superior al correspondiente a su cuota total de estudiantes (68,3%); también la proporción de alumnos que cursan programas de Diversificación Curricular (un refuerzo educativo para alumnos con dificultades) es más alto en la educación pública que en la privada y concertada.

¿Privatización de la enseñanza?
Otra de los eslóganes más manidos en las protestas de la “marea verde” es la supuesta “privatización” de la educación. Sin embargo, a la vista de los datos sobre el alumnado, el sistema educativo español está sufriendo más bien el proceso contrario, pues el porcentaje de alumnos que estudian en centros públicos no ha dejado de crecer en los tres últimos años: del 67,9% en 2010-11 al 68,3% en 2012-13. Los centros privados no concertados han perdido estudiantes en estos últimos años, mientras que los concertados han crecido ligeramente.

¿Educación pública desabastecida?
En cuanto al gasto educativo, cada uno se agarra al dato que mejor se ajusta a sus argumentos. Los críticos con el gobierno se aferran al porcentaje del gasto público educativo con respecto al PIB, un índice en el que España lleva muchos años –no solo los dos últimos– por debajo de la media de la OCDE. El porcentaje destinado en el curso 2012-13 (4,52%), supone la última bajada de una serie de recortes que empezó en el curso 2010-11.

El Ministerio resalta, en cambio, que el dinero público que se gasta por cada plaza escolar en un centro estatal (7.861 euros en 2010) está por encima de la media de la OCDE. Sin embargo, el dato no recoge los efectos de los recortes de los últimos años. Aunque no se dan las cifras de lo que ha costado la plaza pública desde entonces, sí se puede calcular el coste de la plaza escolar –pública y concertada– en 2011, 2012 y 2013, dividiendo el gasto total entre el número de estudiantes. Desde 2011 (6.532 euros) a 2013 (5.897 euros), el gasto combinado ha ido bajando. Eso sí, la plaza concertada le sigue saliendo al Estado más de un 50% más barata que la pública. Si hay un sector que pueda quejarse de desabastecimiento, es el de la concertada.

En cuanto a las becas, el último caballo de batalla en las protestas anti-recortes, los datos del informen dejan claro que las ayudas están disminuyendo. Es cierto que la ayuda media subió en el curso 2012-13 con respecto al anterior (de 988 euros a 1.332 euros), pero solo subió porque el descenso de la cuantía total es camuflado por un descenso aún mayor del número de beneficiarios.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares