Cómo conseguir que los chicos lean

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mary Beth McCauley recoge las ideas de varios profesores y pedagogos en “Christian Science Monitor” (24 mayo 2005) sobre la manera de lograr que los chicos se aficionen a la lectura. Todos ellos coinciden en que hay que tener más en cuenta los gustos de los chicos y su manera específica de aprender, que no es como la de las chicas.

Conseguir que los chicos lean es un ejercicio que fatiga a muchos educadores. Los chicos no solo son peores que las chicas en lectura sino que se niegan por sistema a leer. Algunos profesores afirman que el problema está en que ahora tienen otras distracciones, como los videojuegos, y que los chicos asocian la lectura con sus madres, profesoras, bibliotecarias, es decir, con modelos femeninos.

Pero ahora se está extendiendo la idea de que quizás no sea un problema de los chicos, sino de la manera en que se enseña a leer y de las lecturas que se eligen. La hipótesis ha llevado a algunos profesores a buscar las lecturas que gustan más a los chicos y la manera de presentárselas.

Linda Milliken, especialista en lectura de la Chester County Intermediate Unit (Philadelphia), dice que “los chicos tienen un estilo de aprendizaje más práctico; les gustan los temas relacionados con la naturaleza -insectos, dinosaurios, cómo funcionan las cosas- y se identifican con los personajes que tienen su vida bajo control”. En cambio, no les gustan las historias centradas en asuntos como el divorcio, abusos, familias monoparentales, adicciones, etc., que son el tipo de lectura que muchos profesores recomiendan ahora.

A las chicas les gustan las historias centradas en las relaciones humanas mientras que los chicos prefieren las de aventuras, ciencia ficción, guerras, historia y, por supuesto, deporte. Estas preferencias se aprecian desde edades muy tempranas (ver Aceprensa 32/05).

Christopher Wadsworth, director de la International Boys’ Schools Coalition, recomienda la no ficción para que los chicos empiecen a leer: “las biografías de personas con historias excitantes, que han vivido aventuras con algún punto de desafío, pueden ser un buen comienzo”.

Pero no es solo un problema de elección de libros: las clases deberían ser más interactivas. Según Ray Johnson, que ha trabajado como profesor y director de varios colegios públicos de Detroit, los chicos tienden de manera natural a la acción y los profesores necesitan encontrar la forma de integrar esa energía en el proceso de lectura. Preguntas y respuestas sobre el texto, descansos entre capítulos, etc. despiertan el interés de los lectores tempranos.

Algunos profesores responden a las consultas de los padres que cualquier tipo de lectura es buena. Robert Peck, profesor de inglés desde 1973 en un colegio de Philadelphia, matiza, sin embargo, que los chicos de ahora no pueden enfrentarse a muchos de los libros que sus padres leyeron a esa edad. “El estudiante de hoy es algo menos sofisticado”, dice.

Los títulos que tienen éxito en los cursos 9º y 10º son los que tienen paralelismo con la esfera personal del lector, como “El guardián entre el centeno” (ver Aceprensa 115/01), “Una paz solo nuestra” (ver Aceprensa 55/05) o “Muerte de un viajante”, de Arthur Miller.

____________________Nota: Ya está publicada la Selección de libros infantiles y juveniles 2005, sección Libros, tema Literatura infantil y juvenil.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares