Australia: para mejorar la enseñanza, dar más autonomía

La ministra federal de Educación de Australia, Julie Bishop, ha anunciado sus propuestas para mejorar la enseñanza: dar más autonomía a los directores de los colegios públicos, implantar el pago por méritos a los profesores, dedicar más atención a la lengua y las matemáticas, y dar a los padres más información sobre las escuelas para que decidan dónde enviar a sus hijos.

El anuncio tuvo lugar durante una conferencia en el National Press Club de Canberra, y las propuestas se estudiarán en el Consejo Ministerial sobre Educación -al que asisten los ministros de Educación de los estados- en abril.

Bishop dijo que los directores de colegios deberían tener mucha más autonomía para realizar su tarea, incluyendo la capacidad de contratar y despedir profesores. En el estado de Australia Meridional, los directores ya gozan de esa autonomía pero la ministra quiere extenderla a todo el país. Según dijo, muchos directores lamentan la excesiva burocratización de la enseñanza y, en especial, no poder hacer nada cuando el estado envía un mal profesor. Bishop piensa que los objetivos educativos deben estar en manos de los directores de los colegios, no de los departamentos estatales de educación (“The Advertiser”, 8-02-2007).

La segunda propuesta consiste en conceder incentivos económicos y premios por méritos a los profesores que realicen mejor su tarea. “Esto es habitual en otras profesiones y los profesores merecen también esta posibilidad”, afirmó Bishop.

Esta propuesta se ha encontrado con la resistencia de los sindicatos de profesores -como ocurre en otros países y con los mismos argumentos- y de algunos estados. La ministra afirma que le gustaría encontrar cooperación por parte de los gobiernos estatales pero que está dispuesta a utilizar el presupuesto federal como palanca. “La educación es una prioridad nacional, demasiado importante para dejarla a merced de localismos o de los intereses de los sindicatos”, dijo. El sistema se empezaría a implantar en primer lugar en los colegios con peores resultados.

La ministra arremetió también contra la reducción del nivel académico básico. “Hay pruebas -dijo- de que en las escuelas públicas ha bajado el nivel de conocimientos, particularmente en áreas básicas como lengua y matemáticas”.

Por último, la ministra planea también publicar más información sobre cada colegio: cualificación de los profesores, número de expulsiones, tasa de absentismo, resultados académicos, nivel de relación con los padres, satisfacción de los profesores y el alumnado, etc. El objetivo es “dar a los padres información para que decidan a qué colegio enviar a sus hijos, a la vez que un aliciente para que los colegios mejoren sus resultados”.

ACEPRENSA

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares