Pierre Morel

8.Ago.2008
Un ex agente especial persigue a los que secuestraron a su hija. Buen thriller, sin pretensiones, con abundante acción que, rodada de modo realista, subraya la durísima violencia.