Philippe Claudel

2.Sep.2008
El equilibrio y la sobriedad del debutante Claudel dan mucha más fuerza a los terribles acontecimientos que se cuentan, con leves desahogos humorísticos y un reparto sensacional.