Philippe Claudel

2.Sep.2008
El equilibrio y la sobriedad del debutante Claudel dan mucha más fuerza a los terribles acontecimientos que se cuentan, con leves desahogos humorísticos y un reparto sensacional.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.