World Press Photo: premio a la mejor foto periodística del año

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 50s.

Amsterdam. Como ya es tradición, la fotografía premiada en el World Press Photo tiene relación con un conflicto político, pero no visto desde su lado sangriento. Este año, el galardonado, Pietro Masturzo, es un freelancer napolitano de treinta años que fue a Teherán para fotografiar las elecciones presidenciales del pasado junio. La imagen muestra tres mujeres en el tejado de un edificio protestando por los dudosos resultados. Por el día lo hacía en las calles y por la noche desde los tejados. Esta manera de protestar nació en la revolución islámica de 1979 y todavía sigue en vida. El jurado estaba muy dividido sobre la elección.

La foto atrae y genera curiosidad, da contexto al conflicto”, según Ayperi Karabuda Ecer, presidenta del jurado, directora adjunta de Reuters Imagen. “Costó encontrarla entre las casi 101.000 fotografías que se han presentado al concurso. Conseguir el consenso ha sido difícil; esta imagen seduce, es el comienzo pequeño de algo grande que hay detrás. Tiene fuerza visual y emocional”. Además de Masturzo, otros 63 fotógrafos -de los seis mil que han participado- han sido premiados en 10 categorías.

El conjunto de los premios ha sido una vuelta al mundo en 365 días mostrada con imágenes sobrecogedoras, como la del reportaje de la lapidación de una mujer en Somalia tomada por Farah Abdi Warsameh, de Associated Press; o las de otros conflictos, por ejemplo en Madagascar, Mozambique, Gaza o Kashmir.

Un reportaje de la inauguración presidencial de Obama en blanco y negro, de Charles Ommanney, de Getty, le destaca tanto con un aura de carisma como captando algunos detalles familiares con su mujer y las niñas. En la categoría de vida cotidiana, Gihan Tubbeh, de Perú, ha logrado con sus imágenes de la vida de Adrian, un niño de 13 años autista, captar el aislamiento que le produce su enfermedad; en la misma categoría, Johan Bardeletti muestra un picnic de domingo en Mozambique, lleno de gente, de vida y color.

La organización ha destacado el aumento de participantes asiáticos, tanto de China continental como de Indonesia.