Se desarrollan filtros para los teléfonos móviles de tercera generación

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 12s.

Como los móviles de tercera generación permiten el acceso a Internet y la distribución de video por este sistema, los gobiernos de algunos países prevén exigir que las operadoras telefónicas introduzcan sistemas de filtrado para impedir la oferta indiscriminada de pornografía.

En abril de este año se celebró una conferencia en Amsterdam en la que ejecutivos de importantes compañías telefónicas como Vodafone, Virgin Mobile, Orange o mmO2, entablaron conversaciones con productores de pornografía para hacer negocios juntos (ver servicio 69/04). La situación ha hecho que gobiernos y operadores se muevan. Países como Japón, Alemania, Australia o Taiwán están revisando la legislación. Entre los primeros pasos que han dado destaca la proposición y aprobación en algunos casos de leyes que exigen a los operadores telefónicos que protejan a los menores de imágenes pornográficas o de contenidos violentos en sus móviles. El gobierno japonés ha presupuestado dos millones de dólares para ayudar a desarrollar un filtro para los nuevos teléfonos móviles.

También hay compañías que han acordado medidas de autorregulación. En Inglaterra, según informa “International Herald Tribune” (23-VIII-2004), algunos operadores han adoptado voluntariamente un código de conducta y tienen previsto introducir sistemas de filtrado en sus teléfonos móviles para finales de año. Entre ellos está el que ha desarrollado la empresa irlandesa Telcotec, que permite impedir la descarga inicial de contenidos no deseados al teléfono.

También hay operadores, como Vodafone, que están jugando a dos bandas. La empresa participó en la conferencia de Amsterdam, y en julio empezó a vender en Inglaterra teléfonos móviles con sistemas de filtrado. En un principio cualquier cliente británico de Vodafone tiene limitado el acceso a imágenes pornográficas o juegos violentos. Sin embargo, basta con que el cliente facilite los números de su tarjeta de crédito, justificando así que es mayor de edad, para que se le quite esa barrera.

Hace un tiempo el World Wide Web Consortium (W3C) desarrolló el sistema PICS (Platform for Internet Content Selection) para que padres y profesores pudieran controlar las páginas por las que navegan los niños. W3C está pensando lanzar una nueva versión de su producto que pueda aplicarse a todos los sistemas digitales, incluidos los teléfonos móviles. Los propios países o los operadores de telefonía podrán establecer los criterios de edad que consideren oportunos. Se prevé que el sistema esté listo dentro de dos años.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares