“Queremos formar a ejecutivos que entiendan a los creativos”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 5m. 42s.

Entrevista
Jim Palos es presidente del IME, una escuela de negocios para el sector de la comunicación y el entretenimiento

Hace un año se abrió en Nueva York el Institute for Media and Entertainment (IME: www.instme.org), una escuela de negocios dirigida exclusivamente a la formación de gestores para empresas de comunicación y espectáculos. Una nota de su carácter propio es, como el propio IME declara, la importancia que concede a “la ética personal como recurso básico para los profesionales y sus organizaciones”. Jim Palos, presidente del IME, explica el proyecto.

— ¿Cuál es el objetivo del IME?

— El IME es una escuela de negocios enfocada a la industria de los medios de comunicación y el entretenimiento. Pretendemos educar a ejecutivos para que lleguen a sus compañeros de los medios de comunicación. Para ello, existen dos áreas que vemos como fundamentales. En primer lugar, entendemos que para ser un buen ejecutivo en la industria de los medios, uno tiene que entender el mundo creativo, la personalidad creativa, el sistema de valores que una persona creativa trae consigo y que se refleja en su trabajo, y que es bastante diferente al de un ejecutivo. Están por un lado los empleados que elaboran el contenido, los creativos, y por otro quienes manejan el negocio. Muchas veces no se entienden y no confían unos en otros. Y es precisamente allí donde queremos actuar: queremos formar a ejecutivos que entiendan a los creativos.

El segundo lugar, también consideramos fundamental la relación entre los productos que ofrecen los medios y la cultura. Si bien muchos sostienen que los ejecutivos y creativos de la comunicación no influyen en la cultura, sino que la reflejan, en esta escuela opinamos que los medios inciden en cómo la gente ve el mundo y, por tanto, en la cultura y la sociedad. Nos interesa que nuestros alumnos compartan este punto de vista y que luego contribuyan a sacar productos que tengan influencia positiva en la sociedad.

— ¿A qué tipo de público está dirigido? ¿Es necesario tener formación en el área de comunicación para realizar un curso en el IME?

— No existen requisitos de formación previa. De hecho, vienen profesionales de diversos ámbitos que incluso se lo plantean como un cambio en su tarea o perfil profesional. El manejo del inglés sí es un requisito básico. La mitad de nuestros alumnos viene del mundo creativo: antes creaban contenidos (eran periodistas, editores, guionistas, publicistas…) y luego deciden seguir trabajando dentro del sector pero cambiar de función, les interesa conocer mejor el mundo de la empresa. La otra mitad tiene un “background” más bien de negocios (consultores, banqueros, contadores…) y quiere entrar en el área de la comunicación y el entretenimiento. El desafío es ver cómo estas dos partes pueden trabajar juntas y en eso ha aportado mucho el profesorado, compuesto tanto por profesionales de la industria mediática como por empresarios. Asimismo, en la escuela se dictan materias comunes con cualquier otra escuela de negocios en un contexto que llamamos “industry-specific” o enfocado a esos sectores. Además tenemos materias específicas para el mundo de la comunicación creativa; por ejemplo, “Entender la personalidad creativa”, en la que se investiga cómo trabaja esta gente.

— ¿De qué países proviene el alumnado mayoritariamente?

— Tenemos alumnos de todo el mundo. Existe una buena representación de EE.UU., por supuesto, pero también hemos tenido alumnos de Uruguay, Argentina, Venezuela, México, Italia, España, Inglaterra… Y esa diversidad es muy conveniente porque también las empresas son multinacionales o emplean a personas de diversos países.

— ¿Cómo formaron el cuerpo docente?

— Nuestros profesores vienen de escuelas de negocios en su mayor parte, y con destrezas o habilidades en temas de medios y entretenimiento. Por ser una escuela nueva, no tenemos profesores que se hayan formado aquí; y eso tiene aspectos positivos y negativos. Esto nos permitió formar un claustro preguntándonos: “¿quién sería la mejor persona para dar este curso?”. Nos permite escoger a gente de todo el mundo y eso resulta en un equipo de profesionales formidable; diríamos que tenemos al “equipo soñado”. Y todos esos profesores están comprometidos con el propósito de la escuela. Además, el hecho de estar situados en Nueva York hace que nos beneficiemos de los profesionales que se encuentran aquí. Cada semana tenemos dos reuniones con ejecutivos de empresas importantes de los medios; cosa que yo pienso que solo es posible en Nueva York.

— ¿Qué tipo de programas de formación ofrecen?

— Queremos ser una escuela de categoría mundial edificada sobre los tres fundamentos en que se basa toda escuela de negocios de categoría mundial. Estos son: un programa de MBA (para gente de entre 25 y 30 años), formación para ejecutivos e investigación. Para ello hemos hecho la primera plataforma del programa de MBA, un programa que será de un año, concreto y enfocado a lo que nuestros alumnos quieren. Pero para llegar a eso estamos empezando con un programa que dura tres meses y en el que se dictan once materias. Ese programa, que se titula Media and Entertainment Management (MEM) Program, lo queremos ofrecer durante dos años y luego comenzar con el MBA.

Respecto a la formación para ejecutivos, queremos trabajar con empresas dentro y fuera de EE.UU. y organizar programas específicos con arreglo a sus necesidades. Estos programas tendrían una duración de entre dos días y dos semanas.

En el área de la investigación, actualmente tenemos un equipo de profesores que estudia la tecnología y la innovación dentro de las compañías de comunicación y entretenimiento. Consideramos que la tecnología está rediseñando la industria -en todos los niveles- y este estudio busca ver cómo se adapta y promueve la innovación.

— ¿Cuál es la vinculación entre el IME y la industria?

— Intentamos complementar lo que enseñan los profesores, más teórico, con lo que enseñan los gerentes que comparten tiempo con los alumnos en charlas y seminarios. Eso los conecta con el mundo real y la práctica de cada día. Además, gran parte de los profesores trabaja en proyectos de consultoría, elaboran casos que presentan en sus clases y así pueden tratar temas del mundo real. La industria de los medios y el entretenimiento ha respondido muy bien a la escuela porque la ve como un instrumento para formar gerentes con una preparación especializada; como algo hecho a la medida de sus necesidades.

____________________Entrevista tomada de la “Revista de Antiguos Alumnos del IEEM” (Instituto de Estudios Empresariales de Montevideo).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares