Un nuevo encuentro con la gran poesía

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La crítica elogia la calidad de su diseño y la profundidad de sus contenidos. Hemos entrevistado al poeta y crítico Carlos Javier Morales, director de la revista.

Frente al estereotipo del poeta encerrado en su torre de marfil, lo cierto es que cuando dos o tres poetas se juntan en un bar enseguida lanzan una tertulia literaria y una revista de poesía. De ahí puede surgir un proyecto más ambicioso, siempre y cuando encuentre lectores asiduos. Algo que no es tan sencillo, dada la oferta de iniciativas que abundan en la Red.

Este mes de diciembre, PoesíaDigital cumple cuatro años. Si ya es meritorio que una revista de poesía dure tanto tiempo, todavía es más sorprendente que os visiten cada mes más de 5.000 lectores diferentes. ¿Cuál es la finalidad de la revista?

– Acercar al mayor número posible de lectores a la gran poesía, a la que consideramos que puede y debería leer toda persona que aprecie la escritura poética de todos los tiempos. No obstante, tenemos que cumplir el necesario compromiso con nuestro tiempo; por eso, los nuevos libros y los nuevos poetas tienen una presencia preferente en nuestra revista.

Aun así, no nos engañemos: la buena poesía no es siempre la última. Creo que en este género literario la fuerza del mercado no es tan determinante como en otros: uno va a una librería y tiene que buscar con esfuerzo a Cervantes o a Dostoievski, si es que están allí; porque lo que prima son los nuevos autores, independientemente de su calidad. Esto es comprensible por muchas razones, pero la poesía, que no vive del número de ejemplares vendidos (aunque necesite venderlos para sobrevivir), puede permitirse el lujo de mirar a los grandes poetas que nos han dado casi todo.

Si es verdad que en nuestra época posmoderna se ha vuelto a conceder importancia a la tradición cultural, y a las diversas tradiciones, el disfrute actual de la gran literatura no está garantizado. Y no lo está porque son muchos los intereses que nos despistan de lo esencial e intentan consumir todo nuestro tiempo con las novedades del mercado, que muchas veces ni son tales novedades ni son siquiera literatura.

Poesía en la Red

Cada vez más, el libro de poesía es casi parte de la obra de arte. ¿No le parece arriesgada su apuesta por la Red?

– Nuestro objetivo es compartir el fervor por la poesía con el mayor número de lectores, sea cual sea su tendencia estética o intelectual, y más allá de fronteras lingüísticas y geográficas. Aun con la serenidad que requiere la poesía, nuestros números se pueden leer perfectamente en hora y media. Y eso una vez al mes. Hay mucha gente que se los imprime y luego los relee, o relee algunas secciones.

Optamos por Internet, aun cuando parecía que la poesía requería necesariamente la materialidad del libro, porque era la única manera de hacer una publicación de calidad y de llegar a todo el mundo sin tarifa de ningún tipo. De modo que, con el mismo trabajo, llegamos a un lector de Madrid a la vez que al de Punta Arenas, en Chile, o al de Nueva Zelanda.

También, claro está, tuvimos en cuenta el coste económico que eso suponía haciéndolo en papel, y vimos que para nosotros era imposible. Luego, con la crisis económica, que llegó mucho más tarde, hemos visto que la Red no sólo era más barata y accesible a cualquier lector, sino que era el único futuro que le quedaba a muchas revistas literarias, que han tenido que subirse a la Red o desaparecer.

Para los que no han entrado nunca en PoesíaDigital, ¿podría explicar brevemente cuáles son las secciones habituales de la revista?

– La sección “Documentos” ofrece la reflexión de un poeta, de un ensayista o de un crítico sobre una cuestión poética de actualidad o sobre algún tema esencial de la poesía. “Inéditos” es una selección de algunos de los poemas últimos de un escritor actual, ya sea joven o no tan joven. En “Gijón”, que alude a las tertulias del viejo café madrileño, mantenemos una conversación distendida con una personalidad destacada del mundo de la poesía: ya sea creador, crítico, teórico o editor.

En la sección “Crítica”, publicamos cuatro reseñas sobre poemarios o recolecciones poéticas editadas recientemente. Como somos una publicación mensual, tenemos mayor margen de tiempo que los suplementos literarios de los grandes diarios para seleccionar aquellos libros que nos resultan más interesantes.

En “Relectura poética”, una nueva sección iniciada en el número de diciembre de 2009, damos cabida a dos o tres poemas memorables de la historia de la poesía reciente o lejana, presentando brevemente a su autor, por si algún lector no lo conociera, y tratando que ese poema le deje un duradero y buen sabor de boca.

Por último, en la sección “En las librerías”, proponemos diez libros de aparición reciente que el lector podría comprar con bastantes garantías de acierto. Además, hay una pestaña titulada “Leemos tu poemario”, donde cualquier lector puede presentarnos su libro inédito para que le demos una valoración razonada.

Pluralidad de tendencias

¿Cómo ve la poesía actual, a la que PoesíaDigital concede una atención preferente?

– Bueno, la poesía actual yo no la he visto toda ni he podido leerla toda: entre otras cosas, porque mucha está inédita. Me parece que estamos en un buen momento, al menos en el mundo hispánico, por cuanto hay una pluralidad de tendencias. Lo que sí quiero apuntar en relación con nuestra revista es que está abierta a toda la buena poesía, y no a la que responde a una sola tendencia. Digo esto porque en las últimas décadas, cuando parecía que el arte era más plural de lo que se permitía en el pasado, han surgido muchas revistas de poesía que son manifiesta u ocultamente militantes con una tendencia poética, que puede ser tan válida como otra.

Y no sólo eso, sino algo más lamentable: a todos los poetas que no caen dentro de la tendencia militante en cuestión, muchas de estas publicaciones los satanizan o, sencillamente, los consideran fuera del territorio sagrado de la poesía, que es sólo el suyo. En ese sentido, nosotros publicamos poemas y artículos tanto sobre autores metafísicos como sobre los sociales o los eternos sentimentales, siempre y cuando cada uno haya construido un texto que haga revivir al lector esas grandes experiencias vividas por el autor en su escritura. Eso es la buena poesía, al fin y al cabo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares