¿Qué escribió realmente Brecht?

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 4s.

En un libro polémico, John Fuegi, profesor de literatura en Maryland, sostiene que el dramaturgo alemán Bertolt Brecht no es el autor único de muchas de las obras que se le atribuyen. Éstas habrían sido escritas en buena parte por sus amantes, a las que explotó silenciosamente.

Fuegi, que ha estudiado a Brecht durante 30 años, ha publicado un extenso libro -Brecht & Co.- en el que analiza cada uno de los momentos de la carrera del dramaturgo, de su vida amorosa, política y de sus avatares económicos. En resumen, asegura que el escritor alemán no es el verdadero y único autor de obras como Un hombre es un hombre, Santa Juana de los mataderos o La ópera de cuatro cuartos, sino que han sido escritas en parte o casi íntegramente por Elisabeth Hauptmann, amante del escritor. Fuegi menciona otras compañeras presuntamente explotadas por el dramaturgo para completar su faceta de escritor. Por otra parte, el biógrafo aporta documentos conservados en Harvard, que muestran que Brecht disponía de cuentas bancarias bien surtidas.

¿Por qué no se ha sabido esto antes? El profesor Fuegi responde que, en la antigua Alemania del Este, Brecht era un ídolo del socialismo marxista y nadie tenía acceso a algunos informes que se referían a su persona. “Cuando comenzé a trabajar sobre Brecht -dice Fuegi- ignoraba que él no era autor exclusivo de algunas de sus obras. Interrogé a Helene Weigel, su mujer, y a sus colaboradores, entre ellos a Elisabeth Hauptmann. Ésta me dijo por fin que había intervenido en las obras de Brecht, pero minimizó su papel. Después, ha sido más precisa”.

En Harvard, en 1974, Fuegi consultó copias de los archivos secretos de Berlín. Viajó a Alemania del Este y a la URSS para hablar con los testigos, algunos de ellos supervivientes de los campos de concentración o de hospitales psiquiátricos. En su libro insiste en que el sexo es clave para explicar la vida y las obras de Brecht. Uno de sus argumentos principales es que después de la muerte de una de sus amantes, y tras “exprimir” a las otras, el dramaturgo no escribió ya ninguna obra importante.

Algunos críticos han argumentado contra Fuegi que las amantes de Brecht no podrían haber trabajado hasta tal punto sólo por el ascendiente personal del autor, sino que también debieron de hacerlo porque eran militantes comunistas incondicionales.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares