Muere José Saramago, el primer Premio Nobel de la literatura portuguesa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 35s.

José Saramago, el escritor portugués más internacional, Premio Nobel de Literatura en 1998, ha fallecido a los 87 años en su residencia de Lanzarote (España). Nacido en 1922 en una pequeña localidad portuguesa, Azinhaga la literatura de Saramago ha transitado por caminos muy personales, con una notable exigencia artística, alejado solamente en lo estético del realismo socialista. Pesimista sin fisuras, en sus intervenciones públicas y en sus escritos autobiográficos ha explotado la imagen de un escritor férreamente comunista, que le ha llevado a criticar los grandes males del capitalismo contemporáneo y a defender causas políticas como el castrismo que han descarrilado hace años.

En su literatura, el tono no es, sin embargo, tan político ni panfletario. Sus novelas, a veces con el recurso a lo histórico, son reflexiones sobre el vacío del mundo contemporáneo, un mundo, para él, condenado a la nada y la desesperación, como describe alegóricamente en una de sus mejores novelas, Ensayo sobre la ceguera. También ofrece una imagen a veces crítica de Portugal y no disimula en sus escritos, novelescos y memorialísticos, su rechazo frontal a la Iglesia católica y lo que representa. Su última novela publicada, Caín, es de hecho un relato en clave de farsa contra la idea de Dios y su relación con los hombres.

En Aceprensa están reseñadas la mayoría de las obras del escritor luso. En Alegorías sobre la nada, artículo publicado en 1998 cuando recibió el Premio Nobel de Literatura, se resume su biografía y trayectoria literaria hasta ese momento. Luego se han reseñado sus novelas más importantes (La caverna, Ensayo sobre la lucidez, El viaje del elefante y Caín, entre otras), además de algunos de sus libros memorialísticos como Las pequeñas memorias y El cuaderno.