La guerra de los formatos, ahora en DVD

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 16s.

La primera guerra de los formatos a mediados de los años setenta enfrentó al vídeo VHS contra el rival Betamax, que perdió. Treinta años después, vuelve a resurgir el conflicto. Esta vez las potencias enfrentadas son Blu-ray y HD-DVD, dos nuevos formatos de DVD que permiten ver películas con mucha más resolución y detalle que los DVD convencionales.

La semana pasada, Sony puso a la venta en Estados Unidos los primeros DVD con el formato Blu-ray. Decidido a no perder otra batalla, ha reclutado entre sus filas a poderosos fabricantes de lectores de DVD, como Matsushita y Samsung, y a productores de contenido que luchan para que el formato Blu-ray sea adoptado como el definitivo en el mercado. El bando contrario tiene como líder a Toshiba, que promueve el formato HD-DVD. Sus principales aliados son Microsoft y General Electric.

Los nuevos DVD tienen la misma forma e idéntico grosor que los actuales, pero se diferencian en que emplean láser azul en vez de rojo (de ahí el nombre de Blu-ray). Esto ofrece a los usuarios más capacidad de almacenamiento y mayor definición de imagen. Aunque los dos formatos presentan similar calidad de imagen, sus fabricantes han decidido jugar bazas diferentes. El principal reclamo de Blu-ray está en su capacidad: frente al DVD actual de una sola capa (con una capacidad de 4,7 GB) y el de doble capa (8,5 GB), TDK ha creado para Sony un prototipo de DVD de cuatro capas con 100 GB. El formato HD-DVD tiene menos capacidad que el Blu-ray (el de doble capa es de 30 GB), pero un precio mucho más asequible. Así, mientras que un aparato Blue-ray cuesta 1.000 dólares, uno de HD-DVD vale exactamente la mitad de precio: 500 dólares.

Además, para disfrutar del nuevo formado de DVD, el consumidor necesita disponer de un aparato de televisión preparado para alta definición, que es bastante más caro que uno normal.

Aunque Sony también quiere aplicar el nuevo formato a los videojuegos, ahora el principal campo de batalla es el cine. Según han anunciado los fabricantes de Blue-ray y HD-DVD, la oferta inicial de películas va a ser limitada: apenas llegará a los 30 títulos. De momento, Sony ya se ha hecho con algunos títulos sonados como la trilogía de “El Señor de los Anillos”, “Terminator” o “La Casa de las Dagas Voladoras”. La decisión acerca de qué películas comercializar está condicionada, en buena medida, por las preferencias de las productoras cinematográficas. Sony y su Blu-ray cuentan con el respaldo de Twentieth Century Fox, Walt Disney y Lionsgate. Universal, en cambio, se ha decantado por HD-DVD. Por su parte, Warner y Paramount ofrecerán películas para los dos formatos hasta que uno de ellos logre imponerse.

A diferencia de lo que ocurrió en la pasada guerra de los formatos, esta vez la lucha por el formato único puede tardar mucho tiempo en resolverse. Tras la experiencia de los vídeos Beta y VHS, los consumidores serán reacios a comprar formatos incompatibles; mientras tanto, surgirán otras alternativas al DVD. En este sentido, la televisión a la carta que ofrecen las operadoras por cable ha experimentado un auge espectacular. En Estados Unidos, según Leichtman Research Group, los usuarios de este tipo de televisión son el 23%. Para Ken Belson, en el momento actual existen pocos alicientes para meterse en una batalla que nadie sabe cómo va a terminar. Como explica en “International Herald Tribune” (27-12-2005), “pudiendo acceder a cientos de películas gratis a cualquier hora, los consumidores tienen escasos motivos para alquilar o comprar un DVD. Se lo pensarán dos veces antes de gastarse 1.000 dólares en un nuevo aparato o 25 dólares por una nueva película que pueden haber visto en un formato de resolución estándar”.

ACEPRENSA

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares