La generación joven cambia los blogs por las redes sociales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En 2004, la editorial Merrian-Webster –toda una institución cultural en EE.UU.– declaró “blog” palabra del año. Una década después hay quien ya habla de ellos en tiempo pasado. La culpa, casi nadie lo discute, la tiene las redes sociales, dice un artículo del International Herlad Tribune.

En su momento, el blog supuso una corriente de aire fresco en el mundo de la comunicación. Su dinamismo y la capacidad de interactuar sedujeron especialmente a la generación joven, nacida bajo el signo de Internet. Hoy son precisamente los jóvenes los que en mayor medida emigran con sus comentarios hacia las redes sociales, guiados por los mismos atractivos que en su día les llevaron a los blogs, y para tratar de llegar a una mayor audiencia.

Según un informe del Pew Research Center de Washington, el número de blogueros de 12 a 17 años se redujo a la mitad entre 2006 y 2009; ahora el porcentaje de jóvenes de esas edades que tienen blogs ha bajado al 14% de los que usan Internet.

La tendencia se repite, aunque no de forma tan acusada, entre los jóvenes de 18 a 35. Sin embargo, crecen los blogueros adultos: en los últimos cuatro años, el porcentaje ha subido cinco puntos, hasta el 11%. Incluso entre los mayores de 65 años el porcentaje ha aumentado hasta el 8%. ¿Se está convirtiendo el blog en un producto “para mayores”?

Elisa Camahort, cofundadora de BlogHer, una red de blogs orientados a la mujer, cree que las redes sociales han forzado una transformación en los blogs. Aunque sitios como Facebook o Twitter se hayan convertido en el lugar predilecto para “pequeñas charlas”, afirma, “los blogs continúan siendo un lugar para las discusiones más enjundiosas. No vas a encontrarlas en Facebook, y tampoco entre los 140 caracteres -el máximo permitido- de Twitter”.

En la metamorfosis de los blogs se aprecian dos tendencias. Una de ellas apunta hacia la mimetización con las redes sociales. Es el caso de Tumblr. Aunque oficialmente se declare un blog, lo cierto es que sus usuarios no lo perciben de ese modo: “Es diferente porque es más fácil de usar. En el blog tienes que escribir, y esto es solo imágenes. Algunos escriben algunos comentarios, pero nada más”.

La otra tendencia tiene que ver con una mayor profesionalización del blog. En este campo destaca el éxito de WordPress. Toni Schneider, jefe ejecutivo de la compañía que vende su software, lo tiene claro: “WordPress es sobre todo para blogueros serios, no para los jóvenes principiantes que están desertando hacia las redes sociales”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares