Francia: un nuevo plan educativo propone reforzar las lenguas clásicas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 7s.

Los escolares franceses estudiarán más latín y griego si se aprueba un plan presentado por el ministro de Educación, François Bayrou. Esta medida se incluye en un proyecto que consta de 150 propuestas, elaboradas tras una consulta con los distintos sectores interesados en la enseñanza.

El plan pone en primer plano la enseñanza de las lenguas. Ante todo, el francés, que debe ser, según el ministro, “la prioridad de las prioridades” en la escuela primaria. Se darán más horas de lengua, a fin de asegurar que todos los alumnos dominen la expresión oral y escrita, punto en el que ha bajado el nivel en los últimos años. Para comprobar que se logra este objetivo, se propone la creación de un “observatorio nacional de la lectura”, integrado por expertos, profesores y padres.

También saldrán reforzadas las lenguas clásicas. El latín seguirá siendo optativo, pero -a diferencia de la situación actual- tendrán que ofrecerlo todos los colegios de secundaria, y a partir del quinto curso (12-13 años), un año antes que ahora. Para Bayrou, el latín facilita el dominio del francés y es especialmente importante para la integración de los alumnos de origen no francófono, pues les permite entrar en contacto con el origen de las palabras francesas. En cuanto al griego, también se aumenta su importancia al introducirlo como optativo en el último curso de la enseñanza secundaria obligatoria.

Otra novedad es la implantación como asignatura obligatoria de un segundo idioma moderno, a partir de los 13-14 años. Además, se adelanta al curso elemental (7-8 años) el comienzo del estudio de la primera lengua viva obligatoria.

Con estas y otras propuestas, el Ministerio pretende que la escuela insista más en las materias básicas. Además, el plan sugiere que los alumnos ejerciten más la memoria.

Por lo que se refiere a las lenguas clásicas, el plan francés va en sentido contrario al de la última reforma educativa española. En España desaparece el único curso obligatorio de latín que quedaba, de modo que sólo estudiarán esta lengua los alumnos de una de las ramas del nuevo bachillerato, a los 17 años, y un curso más si la eligen. El griego, antes optativo en los dos últimos años de la enseñanza secundaria, seguirá siendo voluntario, pero sólo para los estudiantes del bachillerato humanístico.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares