El teléfono erótico arruina a padres desprevenidos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: -1m.

Estados Unidos

Las compañías telefónicas de Estados Unidos están recibiendo cada vez más quejas de clientes sobre llamadas internacionales que dicen no haber hecho: son los hijos que, a escondidas, contactan con líneas eróticas que operan desde otros países. Los niños conocen los números por medio de anuncios en revistas juveniles. Cuando ya es tarde los padres acuden a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), sorprendidos por facturas de hasta 800 y 900 dólares diarios y por llamadas a lugares tan lejanos como Zimbabue o Moldavia, en la antigua URSS. Pero la FCC no tiene jurisdicción para actuar contra los responsables, ya que se encuentran fuera del país. Las compañías telefónicas tan sólo pueden bloquear, a petición del usuario, el acceso a líneas internacionales, como ya se realiza con las líneas nacionales 900; pero estas medidas normalmente no se toman antes de recibir la primera factura desorbitada. En otros países se plantea como solución conceder esas líneas sólo a quienes lo soliciten (ver servicios 129/93 y 152/93).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares