El inglés, la “lingua franca” de hoy en Europa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La sociedad europea se está volviendo cada vez más políglota. Más de la mitad de los ciudadanos de la UE afirman conocer una lengua distinta de la materna, y esa lengua es en su mayoría el inglés (33%), seguido por el francés (15%) y el alemán (9%). El español es conocido sólo por un 5% de europeos no españoles, pero el interés por su estudio va en aumento.

Según datos del Eurobarómetro, Luxemburgo destaca como el país más políglota. Situado en el corazón de Europa, de su medio millón de habitantes el 86% hablan alemán y el 77% francés, aparte de su idioma oficial (una mezcla de esos dos idiomas). También abundan los conocedores del inglés (50%) y del italiano (10%). En Holanda predomina el inglés, que el 80% de su población de 15 millones conoce, pero también hay 10 millones de holandeses que hablan alemán y casi 4 millones que hablan francés. En este grupo multilingüe habría que incluir a Dinamarca, que a pesar de su “euroescepticismo” es entusiasta con los idiomas: el inglés lo hablan más del 75% de los daneses, el alemán el 50%, y también se oye el francés (10%) y el sueco (5%).

Francia y el Reino Unido tiene su guerra particular: mientras un tercio de los franceses hablan in-glés, no llega a un cuarto la proporción de ingleses que hablan francés.

Entre los alemanes predominan el inglés (40%) y el francés (15%), mientras que el alemán es hablado por más del 20% de los suecos y por el 15% de los polacos.

En los países de Centroeuropa todavía el ruso aventaja al inglés como segundo idioma (uno de cada cuatro habitantes sabe ruso), pero las generaciones más jóvenes prefieren estudiar el alemán o el inglés.

Según datos de Eurostat, en la enseñanza de idiomas en la educación secundaria de los países de la Unión Europea, la primera lengua extranjera es el inglés (88%), a la que siguen el francés (32%) y el alemán (18%). Como observa The Economist (25-X-97) desde una visión global, el inglés se está convirtiendo en la lengua de comunicación por excelencia, mientras que el alemán realiza avances en los países del Este y el francés sufre un retroceso, especialmente en los países ajenos a la UE.

Muestra del avance del español es que en 1997 el Instituto Cervantes ha inagurado dos nuevos centros en Europa (Utrecht y Manchester) y cada año crece el número de matriculados, especialmente en las ciudades alemanas de Múnich y Bremen.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares