Diccionario de citas

Ronald Reagan
De 83 años, ex presidente de Estados Unidos, en una carta a los ciudadanos para comunicarles que tiene el mal de Alzheimer:

“La enfermedad, cuando progresa, supone una pesada carga para la familia. (…) Confío en que, cuando llegue el momento, con vuestra ayuda Nancy [su esposa] la afrontará con fe y fortaleza. (…) Comienzo el viaje que me llevará al ocaso de mi vida. (…) Cuando el Señor me llame a casa, cuando quiera que sea, marcharé con el mayor amor a este país nuestro”.

José Antonio MarinaFilósofo, a propósito de un consultorio radiofónico de educación sexual para jóvenes que aconsejaba tener relaciones sexuales “cuando se desee”:

“Ese consejo es de una simplicidad mortal. La libertad es la adecuada gestión de las ganas, y unas veces habrá que seguirlas y otras, no. El deseo no es indicio de nada, más que de sí mismo. Es siempre un ‘motivo’ para actuar, pero sólo el deseo inteligente es ‘una razón’ para actuar. La inteligencia integra el deseo dentro de proyectos más amplios, brillantes y creadores. (…) Con frecuencia se confunde espontaneidad con libertad, lo cual es muestra de analfabetismo. Todos los burros que conozco son, desde luego, animales muy espontáneos, pero tengo mis dudas acerca de su libertad” (ABC, 28-X-94).

Charles de Gaulle (1890-1970)Presidente de Francia de 1958 a 1969, citado por Alain Peyrefitte en su reciente libro C’était De Gaulle, vol. I:

“Me gustan mucho estas misas [se refería a una celebración en la catedral de Limoges]: es la única ocasión en que no tengo que responder al discurso que se me dirige”.

Hillary ClintonEsposa del presidente de Estados Unidos, sobre sus creencias religiosas:

“Soy una metodista a la antigua usanza. (…) Creo que durante cierto tiempo, la Iglesia metodista se involucró demasiado en lo social y no prestó suficiente atención a las cuestiones de la salvación personal y de la fe individual. Para mí, es un asunto tanto de gracia como de compromiso personal” (Newsweek, 7-XI-94).

Ahmed Esmat Abdel MeguidSecretario general de la Liga de Estados Árabes:

“La prensa occidental es responsable de una injusticia con el mundo árabe, al llamar integristas musulmanes a quienes no son más que terroristas. A nadie se le ocurre llamar integristas ortodoxos a los serbios que han cometido el crimen de la limpieza étnica. No es justo llamar musulmanes a los terroristas, porque la religión islámica considera inadmisible su conducta” (El País, 26-X-94).

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares