Aumentan los estudiantes de español y bajan los de alemán y francés en Europa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Instituto Cervantes acaba de publicar el informe El español en el mundo 2002, centrado este año en la expansión del idioma español en Europa y Australia. Más de 23 millones de europeos saben español, la mayoría por razones profesionales, pero también por interés cultural.

En el curso 2000-2001, más de 3,4 millones de personas estudiaron español en Europa. Casi todos los estudiantes son de países de la UE, donde eligieron español 2,6 millones de alumnos de educación secundaria (el 10% del total), unos 250.000 universitarios y más de 300.000 personas en la enseñanza de adultos. Francia tiene el 60% de los estudiantes; detrás figuran Gran Bretaña (15%) y Alemania (11%). Como se observa, la expansión del castellano no es uniforme en todos los países. En Francia y Alemania se ha convertido en la segunda lengua extranjera, pero en países como Noruega, Dinamarca y Holanda compite con el francés y el alemán, idiomas con más tradición tanto en la escuela como en la sociedad en general. Con todo, alrededor de 23,5 millones de ciudadanos no españoles de la UE saben castellano, lo que representa el 7% de la población.

En cuanto a las razones para estudiar español, los franceses, belgas, holandeses y daneses lo hacen por motivos laborales y comerciales; en cambio, los alemanes tienen un interés más vinculado al ocio y al turismo. Además, en todos estos países se ve como un idioma de cultura, que se estudia por motivos distintos al aprendizaje del inglés.

El aumento de estudiantes está relacionado con las oportunidades de negocio que ofrecen España e Iberoamérica. José María Davó, autor del artículo “El español como recurso económico en Francia”, incluido en el informe, sostiene que España puede convertir todavía más en una fuente de negocios esta coyuntura, mejorando la oferta de estancias lingüísticas en España y ampliando la producción de materiales didácticos para los alumnos de educación primaria y secundaria.

El informe incluye también un artículo de Álvaro García Santa-Cecilia titulado “Bases comunes para una Europa plurilingüe”, donde comenta las directrices del Consejo de Europa para normalizar la enseñanza de los idiomas (más información sobre el documento Marco común europeo de referencia para las lenguas en cvc.cervantes.es/obref/marco).

Este año, el informe analiza la situación del español en Australia. En este país, de escasa tradición en la enseñanza de las lenguas, apenas existen 91.000 hispanohablantes (el 0,5% de la población total), procedentes en su mayoría de países americanos. A diferencia de lo que está pasando en Estados Unidos o Europa, sólo el 2% de los universitarios estudia algún idioma.

El español en el mundo 2002 inaugura una nueva sección, “Textos recuperados” donde se publicarán los textos históricos más significativos sobre la enseñanza del español. En este volumen, en edición facsímil, se ha elegido el libro Diálogos familiares, muy útiles y provechosos para los que quieren aprender la lengua castellana, una pequeña y casi desconocida joya literaria de 1599, elaborada por el inglés John Minsheu pocos años después de la victoria de Inglaterra sobre la Armada de Felipe II (1588). El texto ofrece conversaciones cotidianas y diálogos libres y espontáneos muy en la línea del español de El Lazarillo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares