Alta y baja cultura

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 5m. 55s.
¿Podemos hablar de la existencia de la cultura para élites diferenciada de la cultura para masas? La misma formulación, tan jerárquica, parece un desaire contra la democratización igualatoria. Por ello, esa distinción tan general necesita distinguir qué es cultura auténtica y qué es entretenimiento; qué tiene calidad se llame como se llame y un valor intrínseco llamado a permanecer, o un valor hedonista y facilón llamado a ser consumido y sustituido rápidamente por el siguiente producto. Alex Ross, autor de

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Contenido exclusivo para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta. Si aún no eres socio, disfruta de ésta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.