Cuídate, para seguir cuidando

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 7m. 28s.
Cuídate, para seguir cuidando

Ansiedad, fatiga, estrés. Esta es la realidad de muchos profesionales de la salud alrededor del mundo, que han padecido en sus propias carnes –y mentes– los efectos devastadores de un sector sobrepasado por la pandemia. En Francia, este mes fue inaugurado un centro dedicado exclusivamente a proporcionar atención psicológica a los sanitarios, iniciativa que deja a la vista una urgente necesidad: cuidar a los que nos cuidan.

La crisis provocada por la pandemia, con hospitales desbordados y trabajadores al límite de sus fuerzas, en una carrera de fondo que parecía no tener fin, han causado numerosos trastornos entre los profesionales de la sanidad.

Una carga de trabajo impredecible, el miedo a infectarse, la presión de tomar decisiones –inevitablemente– apresuradas, la altísima tasa de mortalidad y las malas condiciones de muerte de los pacientes infectados, causaron entre los sanitarios trastornos del sueño, estrés postraumático, ansiedad, irritabilidad exacerbada, dificultad en la toma de decisiones y alteración en la memoria. Condiciones que dificultan un adecuado desempeño de las labores profesionales, precipitando a los integrantes de las fuerzas sanitarias al borde del derrumbe.

Un informe publicado en Neuroscience & Behavioral Reviews recopiló los datos de 170 estudios sobre la salud psíquica de los sanitarios alrededor del mundo, llevados a cabo durante la primera ola del covid. De los países europeos, Italia y Francia se llevan la palma, con un 31% y 30,2% de sus fuerzas sanitarias, respectivamente, con síntomas depresivos. España presenta una cifra, no menos desdeñable, del 27%.

Así mismo, un estudio llevado a cabo por la Organización Médica Colegial (OMC), la Fundación Galatea y Mutual Médica sobre las repercusiones del covid en la salud y el ejercicio de la profesión de los médicos de España –en el que han participado más de 4.500 médicos españoles– halló unos resultados preocupantes. Un 30% de los profesionales encuestados se planteó dejar la profesión, y se ha visto duplicado el número médicos con burnout: 6 de cada 10 lo padecen.

“Maison des soignants”

Si algo bueno ha resultado de esta situación extrema es la visibilidad y el reconocimiento de una necesidad urgente: la de proporcionar atención psicológica a los que nos cuidan. En Francia, por ejemplo, han abierto un centro exclusivamente dedicado a este cometido.

Maison des soignants es un centro de ayuda psicológica para sanitarios, creado por la asociación Atención a los profesionales de la salud (SPS por sus siglas en francés) y que abrió sus puertas el pasado 1 de septiembre en París. En este centro, se proporciona atención psicológica –de forma gratuita– además de ofrecer grupos de apoyo. La Maison des soignants pretende ser un lugar que ofrezca recursos para prevenir esta situación de malestar entre los sanitarios, con talleres de gestión del estrés mediante cascos de realidad virtual, educación sobre ciclos del sueño, coaching por parte de educadores deportivos y sanitarios, o cursos de dietética.

Ayuda al instante

También en España se han podido ver distintas iniciativas dedicadas a este cometido.

La Unidad Clínica de Psicología UNINPSI de la Universidad Pontificia Comillas presentó un programa de grupos de apoyo para profesionales sanitarios. Según su página web, este programa sirve “para ofrecer un espacio de ayuda emocional conducido por psicólogos especialmente preparados para ello, con el objetivo de elaborar la experiencia emocional vivida y promover habilidades de autocuidado”.

Fundación “La Caixa”, en colaboración con el Ministerio de Sanidad y la Fundación Galatea, puso en marcha una línea telefónica de asistencia psicológica para profesionales sanitarios, “para ayudar a gestionar el estrés y agotamiento, el miedo al contagio propio o el de sus allegados y las situaciones de sufrimiento”.

También el mundo tecnológico puso su granito de arena creando la aplicación para móviles PsiCovid. Una app desarrollada para sanitarios en primera línea frente al covid, que ayuda a mejorar la salud psíquica gracias a contenidos sobre gestión emocional, estilo de vida y apoyo social, guías de evaluación y seguimiento, y sesiones de mindfulness.

Específicamente para sus trabajadores

Algunos centros sanitarios españoles también han abierto programas de ayuda psicológica, exclusivos para sus empleados. El Servicio de Prevención Mancomunado del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles –también atiende a los profesionales de otros dos hospitales universitarios– implantó el Programa de Ayuda al Empleado, un servicio de asesoramiento y apoyo psicológico a los sanitarios, las 24 horas del día, los siete días de la semana. Este programa garantiza la disponibilidad de un equipo de psicólogos –por chat, correo electrónico o teléfono–, sin cita previa y sin tiempo de espera.

Lavar bien la mente para no contagiar el hogar, recomiendan en el Hospital de Cuidados Laguna

Así mismo, el Hospital de Cuidados Laguna creó un programa similar, destinado al cuidado de todos sus trabajadores. Alonso García de la Puente Rodríguez, director del Equipo de Psicólogos y Trabajadores Sociales del Hospital, comenta, en conversación con Aceprensa, el programa que implementaron en respuesta al desgaste emocional provocado por la pandemia. “Los sanitarios eran pocos y estaban, debido a la crisis desencadenada por el covid, muy saturados”. Más aún, si se considera que el Hospital de Cuidados Laguna está especializado en cuidados paliativos. “En el inicio de la pandemia hubo bajas por depresión y ansiedad. Era una situación complicada”.

El factor equipo

Este programa de apoyo psicológico a sanitarios fue desarrollado por el equipo Psicosocial y la dirección médica, y se implementó en marzo de 2020. “Lo primero que hicimos fue reunirnos con cada uno de los profesionales y hacer una valoración inicial de su estado psíquico. En los casos más complicados, los derivábamos a Salud Mental, donde recibían atención individualizada por parte de un psicólogo. Al resto de los sanitarios, con síntomas más leves, se les gestionaba en equipo”. García de la Puente hace mucho énfasis en el equipo, porque es precisamente eso lo que se intentó promover con este programa, a lo largo de los meses de confinamiento y pandemia. “Todo estaba muy centrado en crear equipo. Ventilación emocional –poner en palabras lo que estás sintiendo–, sesiones de terapia grupal dos veces por semana, reuniones en equipo”. Recalca que, con todo ello, se pretendía fomentar el factor protector de la plantilla.

Y los resultados fueron visibles. “Menos bajas por psicopatologías, como depresión y ansiedad. También hemos prevenido entre nuestros trabajadores el burnout y sus consecuencias –despersonalización y la ansiedad–. Todo esto ha sido posible, porque aplicamos estas medidas desde el inicio de la pandemia”.

Las iniciativas de apoyo a sanitarios surgidas con ocasión de la pandemia siguen funcionando después de la emergencia

Un folleto informativo que se repartió al inicio, entre los empleados del Hospital de Cuidados Laguna, exponía medidas y consejos para el autocuidado. Una de ellas, la higiene mental, mediante la meditación y el mindfulness. Tal como lee el folleto, “para dejar toda la carga y no llevar nada a casa. Lavar bien la mente para no contagiar el hogar”. Otro consejo, tener en cuenta a los compañeros.

Según comenta García de la Puente, el ambiente que se creó, a raíz del apoyo mutuo, fue increíble. “Ya que, por los trajes de protección –EPI, las mascarillas y las gafas– solo se podían ver los ojos, aprendimos a mirarnos a los ojos, y a reconocer. Nos convertimos todos en agentes de protección. Ya no era solo función de los psicólogos, sino que todos estábamos atentos a los compañeros, de preguntar ‘qué tal estás’ o ‘qué necesitas’”.

Consejos que siguen vigentes

Entre los consejos que se les dieron a los sanitarios en el inicio de la pandemia se encontraban, entre otros, hacer ejercicios de relajación en casa, aceptar las emociones y reconocer la propia vulnerabilidad, meditar, hacer ejercicios de respiración, descansar, pedir ayuda, reconocer los malos pensamientos y –uno que se destacó mucho– protegerse de la sobreinformación.

Desde la Asociación de Cuidados Paliativos también recomendaron tener una red de apoyo, trabajar en equipo y tener confianza en el mismo, además de reconocer el sentido de lo que se hace.

Con el bombardeo incesante de muertes y más muertes, infecciones, confinamientos, restricciones y situaciones extremas, proteger la mente era vital. Y lo sigue siendo. Porque estos consejos, aunque se promovieron a raíz de una crisis sanitaria global, siguen siendo pilares sobre los que se basa una relación interpersonal sana. En cualquier ámbito.

Por ello, “cuídate, para seguir cuidando”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.