Nacen los dos primeros “bebés medicamento” concebidos en Bélgica

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Hospital Universitario flamenco de Bruselas (VUB) anunció el 18 de mayo el nacimiento de los dos primeros “bebés medicamento” seleccionados conforme a las técnicas de su Centro de Genética Médica. Estos niños son concebidos con el propósito de que sean donantes compatibles para salvar mediante un trasplante de médula a un hermano que sufre una enfermedad inmunitaria.

El primer niño seleccionado de este modo nació en EE.UU. hace cinco años, y desde entonces ha nacido otra decena de bebés de este tipo. En todo el mundo practican esta técnica cinco centros: dos en EE.UU. (Chicago y Detroit), uno en Australia, otro en Roma y el de Bruselas. Los dos bebés anunciados por el VUB son los primeros que nacen en Europa.

La técnica consiste en detectar cierto antígeno (HLA) en el embrión concebido “in vitro” en un estadio muy precoz -a los tres días-. Así se comprueba si el bebé es compatible para hacer un trasplante de médula a su hermano. Si no, se desecha este embrión y se prueba con otro de los concebidos. Como la probabilidad de que sea histológicamente compatible es baja, el número de embriones desechados puede ser alto (cfr. Aceprensa 57/05).

La técnica es compleja y sin seguridad de éxito. Si se lleva a buen término, cosa que todavía es rara, su probabilidad de éxito para curar una enfermedad genética es del 75% al 90%, y del 30% al 50% para curar una leucemia, según explica el VUB (cfr. “Le Monde”, 19-05-2005).

El tratamiento es también costoso: al menos 6.200 euros. Aunque, como rara vez basta una sola fecundación “in vitro”, el coste puede ser mucho más.

Desde que hace un año el VUB anunció que ofrecía esta técnica, 61 parejas (sobre todo extranjeras) se han dirigido a él, 14 han empezado el procedimiento, 4 mujeres han quedado encintas, una abortó y ahora han nacido los dos primeros bebés. “Hasta ahora, no hemos conseguido curar a ningún niño de esta manera”, reconoce un portavoz del VUB.

El recurso a este método ha dado lugar a un debate ético, por la destrucción de embriones que lleva consigo y por la instrumentalización de un bebé como “medicamento” de otro hermano, en vez de ser deseado por sí mismo. En Bélgica hay un vacío jurídico al respecto, del que se ha aprovechado el VUB. En España, el proyecto de ley sobre reproducción asistida aprobado por el gobierno permite seleccionar un embrión que pueda ser donante compatible para curar a un hermano enfermo (ver Aceprensa 57/05).

Por otra parte, esta no es la única solución para estos casos. La “Technology Review” del pasado marzo comunicaba que pronto se llegarían a tener bancos de sangre de cordón umbilical de 150.000 cordones, lo que se estima suficiente para satisfacer la compatibilidad del 80-90% de la población. Debido a que las células madre de los cordones son muy abundantes y su compatibilidad se tiene ya clasificada, es bastante más fácil encontrar donantes compatibles antes de hacer un transplante.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares