La mayor parte de los trastornos mentales no son tratados

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 18s.

La ansiedad, la depresión, la bulimia… no son males solo de ricos, y en la mayoría de los casos no son tratadas. Es lo que muestran los primeros datos de un estudio que está realizando la OMS, en colaboración con la Facultad de Medicina de Harvard. Es el documento más completo que se ha elaborado hasta ahora sobre trastornos mentales, y arroja luz sobre el número de personas que los sufren, cuántas de ellas reciben tratamiento psiquiátrico y qué enfermedades son más comunes. Los resultados se han publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) el 2 de junio.

Para realizar el estudio se entrevistó, entre 2001 y 2003, a más de 60.000 adultos de 14 países: ocho más bien ricos (Alemania, Bélgica, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, Italia y Japón) y seis de menor renta (China, Colombia, Líbano, México, Nigeria y Ucrania). Las entrevistas, de 90 minutos, trataban de averiguar si en el último año la persona había sufrido alguno de los siguientes trastornos: ansiedad, alteraciones del ánimo (depresión, síndrome bipolar), alcoholismo o consumo de drogas, descontrol de los impulsos (bulimia, explosividad intermitente…), y si había recibido tratamiento médico. No se incluyó la esquizofrenia porque no se puede detectar sin diagnóstico psiquiátrico. La OMS tiene previsto llegar a 250.000 entrevistas en todo el mundo. En cualquier caso, los datos de Europa ya están recogidos en el proyecto ESEMeD (European Study of the Epidemiology of Mental Disorders).

La proporción de enfermos varía mucho, entre el 4,7% de Nigeria y el 26,3% de Estados Unidos (ver tabla). Pero la frecuencia de trastornos no se corresponde directamente con el nivel de vida. Entre los países de menor renta hay otros con elevada prevalencia de males psíquicos, y algunos países ricos están en el caso contrario.

Lo que distingue a la mayoría de los ocho países más desarrollados es el porcentaje relativamente alto de enfermos tratados. Los casos graves presentan mayor frecuencia de tratamiento en todas partes, pero en este capítulo la renta marca una diferencia aún más clara.

Además, los países de renta menor -excepto China y Nigeria- tienen más casos de trastornos mentales graves. En cambio, los países ricos presentan porcentajes más bajos, con la excepción de Estados Unidos, que ocupa el primer puesto, también en trastornos moderados (9,4%) y leves (9,2%).

El trastorno más extendido es la ansiedad. En Estados Unidos se la detectó al 18,2% de los entrevistados, en Francia al 12% y en Líbano al 11,2%. Ucrania es el único país en que otros padecimientos, las alteraciones del ánimo, son más frecuentes que la ansiedad.