La fecundación artificial, asociada con el cáncer de ovario

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 25s.

Estudios franceses y norteamericanos han puesto de relieve que la estimulación de la ovulación, a la que se suele recurrir en la fecundación in vitro para obtener varios ovocitos, aparece asociada con el cáncer de ovario.

Las sustancias hormonales conocidas como “inductores de la ovulación”, aparecidas hace más de veinte años, estaban destinadas a facilitar una ovulación regular en los tratamientos contra la esterilidad. Con el desarrollo incontrolado de la fecundación in vitro en los años 80, estos mismos inductores han sido utilizados para provocar una “hiper-ovulación”, con el fin de obtener a la vez varios ovocitos. Para aumentar la tasa de éxito, se trataba de obtener el máximo de ovocitos en cada punción (hasta una decena), para fecundarlos in vitro e implantar los embriones en el útero y conservar otros congelados. En Francia varias decenas de miles de mujeres han sido sometidas a estas intervenciones.

La hipótesis de que las ovulaciones numerosas podrían favorecer la aparición de cáncer de ovario había sido ya evocada antes del desarrollo de la fecundación in vitro. Ahora, un equipo de Nantes, dirigido por el profesor Patrice Lopès, ha publicado un trabajo documentado sobre observaciones epidemiológicas realizadas en Francia (publicado en la revista Contraception, fertilité, sexualité, mayo 1993). Está basado en un cuestionario que dirigió a los 116 centros franceses de procreación asistida, de los que sólo contestaron la mitad.

En total se han registrado 19 casos de cáncer de ovario, de los que 13 concernían a mujeres que habían sido objeto de estimulación de la ovulación con diferentes medicamentos. Las mujeres tenían de 35 a 41 años, y a menudo se trataba de formas de cáncer con posibilidades reales de curación. En Francia la incidencia de cáncer de ovario se calcula en el 14,1 por 100.000.

Al mismo tiempo, estudios publicados en el American Journal of Epidemiology relacionan estadísticamente los tratamientos contra la esterilidad y el riesgo de cáncer de ovario, riesgo que podría multiplicarse casi por treinta.

En declaraciones hechas a Le Monde (10-VI-93), el Dr. Lopès afirma: “Aunque nada permite establecer una relación de causa a efecto, no por eso deja de ser una asociación a priori inquietante. Tanto más cuanto que este tratamiento se pone en práctica hoy a escala industrial”. Por eso propone centralizar los datos y realizar un estudio estadístico exhaustivo.

Abunda en esta opinión Philippe Douste-Blazy, ministro delegado de Sanidad, en declaraciones al mismo diario. El ministro propone informar a los médicos del contenido de esos artículos, advertir la importancia de no superar las dosis recomendadas en el uso de esas sustancias y poner en práctica rápidamente estudios epidemiológicos en los que necesariamente deberían colaborar todos los centros de procreación asistida.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares