India: el Tribunal Supremo exige medidas para impedir el aborto selectivo de niñas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En una orden dictada el pasado mes de octubre, el Tribunal Supremo de la India ha exigido a los poderes públicos que combatan eficazmente el diagnóstico prenatal del sexo, prohibido en el país porque se usa para realizar abortos selectivos de niñas. Es conocido que esta técnica se realiza clandestinamente en clínicas o en instalaciones improvisadas, para sortear la ley. Por eso ya en febrero de este año, el Tribunal Supremo ordenó que se requisaran los aparatos de ecografías que se utilizan para detectar el sexo del feto. A partir de ahora, los gobiernos de los Estados y territorios indios deberán dar al Supremo cuenta detallada de las medidas tomadas para evitar el aborto selectivo.

El diagnóstico prenatal del sexo está prohibido en la India por una ley de 1994, que incluso impone penas de prisión para quienes lo practiquen. Solo se permite esta práctica si hay riesgo de enfermedad hereditaria ligada al sexo y siempre que se realice en clínicas oficialmente autorizadas al efecto (ver servicio 115/94).

La permisiva ley del aborto no ayuda a vigilar que no sea utilizado para evitar el nacimiento de niñas, aunque eso es ilegal. Es difícil admitir el aborto como un derecho de la mujer, y luego impedirle que recurra a él por algo tan decisivo en la India como el sexo del feto. También en la fecundación in vitro se practica la criba de embriones por sexo.

La raíz del problema es la tradicional preferencia por los hijos varones, que ahora se impone mediante la ecografía. Las hijas se consideran una carga, por la dote que la familia ha de pagar cuando contraen matrimonio. De hecho, según el último censo, en la India hay 933 mujeres por 1.000 hombres, proporción anormalmente baja, aunque ligeramente superior a la de diez años antes (ver servicio 63/01). Algo similar ocurre en otros países asiáticos, como China, donde también se ha disparado el aborto selectivo (ver servicio 95/02).

Las autoridades tratan de combatir la tendencia también con medidas positivas. En 1997, por ejemplo, se decidió otorgar un subsidio a las familias que tengan hijas (ver servicio 141/97).

Pese a todo, como ha denunciado una ONG india (Center for Enquiry Into Health and Allied Themes), han seguido cundiendo las prácticas contrarias a la ley de 1994 y a los sucesivos pronunciamientos del Supremo, con la pasividad de las autoridades.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares