Holanda: los delincuentes drogadictos serán sometidos a tratamiento de desintoxicación

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 44s.

Amsterdam. En Holanda, parte de la condena a los delincuentes adictos a drogas duras será un tratamiento de desintoxicación, según ha anunciado el ministro de Justicia, Benk Korthals. La medida se experimentará en diez ciudades; si funciona bien, dentro de seis años se aplicará en todo el país.

En noviembre próximo se abrirá en Rotterdam el primer Centro Penitenciario de Acogida para Drogadictos. Más tarde empezarán a funcionar centros similares en otras nueve ciudades, entre ellas Amsterdam, Utrecht y La Haya. En total, se pretende poner 350 plazas a disposición de los juzgados.

El proyecto de ley prevé que los detenidos colaboren en su propia desintoxicación, pero no es absolutamente obligatorio. Quienes no quieran someterse permanecerán en una sección carcelaria especial hasta que cambien de parecer y se sientan movidos a cooperar.

Hasta ahora, los drogadictos reincidentes en el delito podían elegir entre reclusión o desintoxicación. Ahora los tribunales decretarán su internamiento en una clínica, durante dos años como máximo. En todo el país existen unos 3.000 toxicómanos con antecedentes penales, que ingresan periódicamente en la cárcel por robo o atraco. La mayoría operan en las cuatro grandes ciudades holandesas: Amsterdam, Rotterdam, Utrecht y La Haya. Se trata de adictos a la heroína o a la cocaína o a las dos, que son responsables de las tres cuartas partes de los delitos que se cometen en esas ciudades.

La mayoría de los parlamentarios está de acuerdo en que hay que aplicar a este núcleo de drogadictos medidas más duras. Sin embargo, el Comité Nacional de Acción contra las Molestias provocadas por Drogadictos (NAD) opina que el proyecto se queda corto. Este colectivo estima que habría que acabar con la hipócrita política de tolerancia.

Justicia, policía y ayuntamientos cooperarán para aplicar la nueva medida, en la que el Ministerio gastará 10 millones de florines (4,5 millones de euros) en los próximos tres años.

Carmen Montón