Estados Unidos aprueba ayudas para la prevención del SIDA mediante la continencia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Por amplísima mayoría (375 votos contra 41), la Cámara de Representantes norteamericana ha aprobado el plan del gobierno para combatir el SIDA en los países más castigados por esta enfermedad, principalmente en el África subsahariana y el Caribe. Si, como parece seguro, el Senado ratifica el proyecto, Estados Unidos triplicará su contribución a la lucha contra el SIDA, con 15.000 millones de dólares en los próximos cinco años. Un aspecto relevante es que se favorecerá los programas dirigidos a prevenir el SIDA mediante la continencia hasta el matrimonio y la fidelidad conyugal, reservando para ellos una cuota de las ayudas.

La mayor parte, el 55%, se gastará en medicamentos para los enfermos. El 25% será para medidas de apoyo a las familias afectadas. El 20% restante se dedicará a la prevención, y de este dinero, al menos un tercio se dará a los programas basados en la continencia. Esta orientación es capital en África, donde la principal causa de propagación del SIDA es la promiscuidad sexual (ver servicio 22/00). De hecho, ha mostrado su eficacia en Uganda (ver servicio 50/03), mientras que las campañas que difunden preservativos no han dado buenos resultados (ver servicio 60/00).

De todas formas, también los programas que fomenten los preservativos podrán optar a los fondos. Y, a diferencia de las ayudas para planificación familiar en el extranjero, tampoco quedan excluidas las organizaciones que promueven el aborto. Solo se les impone que mantengan los programas financiados con los nuevos fondos contra el SIDA separados de las otras actividades.

En el primer año (a partir del próximo 1 de octubre), Estados Unidos dará 3.000 millones de dólares. De esta suma, mil millones serán para el Fondo Mundial contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria, creado por la ONU a raíz de la “cumbre” africana celebrada en Abuja (Nigeria) hace dos años (ver servicio 65/01).

Para dar estas generosas ayudas contra el SIDA será preciso conciliarlas con los presupuestos federales elaborados por el gobierno, que pretenden contener el gasto público. A finales del próximo verano se verá si el comité parlamentario que controla las asignaciones para ayuda al exterior logra encontrar el dinero prometido.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares