El Comité italiano de bioética, en contra de la investigación con células madre embrionarias

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El uso de embriones humanos para la investigación sobre células madre es éticamente inaceptable, tanto si se crean con este fin como si se trata de embriones sobrantes de las técnicas de fecundación artificial. Este ha sido el parecer expresado mayoritariamente en Italia por el Comité Nacional de Bioética, organismo consultivo del gobierno.

El dictamen había sido solicitado por el gobierno para la realización del VI programa marco de investigación de la Unión Europea, que al tratar de la investigación sobre células madre remite a las legislaciones nacionales. De los miembros del Comité de Bioética, 26 votaron contra la experimentación con embriones, 10 a favor y 5 buscaron una mediación entre ambas posturas.

Según ha explicado Francesco D’Agostino, presidente del Comité, la mayoría considera que “los embriones son vidas humanas”, por lo que existe el “deber moral” de respetarlas y de proteger su “derecho a la vida, independientemente del modo en que han sido procreadas”. Otra razón para el “no”, explicó el presidente, “es de tipo pragmático: si se admitiera el uso de los embriones supernumerarios, se correría el riesgo de avalar un engaño, es decir, la creación de embriones con fines de reproducción, aunque en realidad destinados a la investigación”.

D’Agostino hizo notar que, a diferencia de los normales protocolos científicos, en la investigación sobre células madre no se ha completado previamente la investigación con animales.

En consecuencia, el Comité se manifiesta en contra de la financiación de investigaciones sobre células madre embrionarias, teniendo en cuenta que se pueden realizar investigaciones “cada vez más prometedoras y éticamente irreprochables con células madre tomadas del cordón umbilical, de fetos espontáneamente abortados o de tejidos adultos”.

La posición minoritaria del Comité aduce razones pragmáticas en defensa de la investigación con embriones: visto que estos embriones están destinados a ser destruidos, más vale utilizarlos al menos para la investigación.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares