El apoyo a la eutanasia varía según cómo se plantee

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Suicidio asistido? Mejor llámalo poner fin a la vida de un paciente que sufre. Un informe de Gallup pone en evidencia cómo varía la aceptación de la eutanasia según se pregunte de una manera o de otra.

En la encuesta realizada se preguntaba sobre valores morales. Al llegar al apartado de la eutanasia proponían a los encuestados la misma pregunta pero formulada de distintas maneras. Primero se les planteaba la situación de una persona que tiene una enfermedad incurable y se les preguntaba: “¿Piensa que la ley debe permitir que el médico ayude al paciente que sufre a poner fin a su vida siempre que él y su familia lo permitan?” En este caso, el 70% opina dice que sí.

Sin embargo, cuando ante la misma situación se preguntaba si la ley debe permitir que un médico ayude a un paciente a cometer suicidio, el apoyo disminuye 20 puntos. Gallup estima que una de las claves es la connotación negativa que conlleva la palabra suicidio. Tal como se plantea en el segundo caso el suicidio asistido, se trata de una decisión personal, mientras que con la otra pregunta se ve como una decisión conjunta entre médico, paciente y familiares, lo cual ayuda a que sea más aceptada. Es decir, ante las mismas situaciones y las mismas consecuencias, cómo se plantee la eutanasia hará que tenga mayor o menor aprobación.

Gallup, que lleva más de diez años realizando anualmente esta encuesta, muestra cómo la defensa del suicidio asistido ha descendido del 68% al 50% en los últimos doce años. Por otro lado, cuando no se formula como tal, sino como una ayuda del médico al paciente para liberarle de sus dolores, el apoyo se ha mantenido estable en los últimos quince años, en torno al 70%.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares