EE.UU.: la infección por el VIH sigue extendiéndose

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 32s.

Los nuevos casos de SIDA y muertes por esta enfermedad están descendiendo en Estados Unidos, como en otros países desarrollados. Pero eso no permite decir que la infección por VIH esté controlada. Al contrario, continúa su expansión a un ritmo similar, según un estudio de morbilidad y mortalidad de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), de Atlanta. Eso significa que no sirven los antiguos métodos para calcular los contagios ni para valorar la efectividad de las políticas preventivas.

El informe de los CDC registró, de enero de 1994 a junio de 1997, 72.905 infecciones nuevas. Son sólo una cuarta parte de las del país, pues se recabaron datos sólo en 25 Estados, que no eran de los más afectados por el SIDA. Lo que sobre todo ha sorprendido a los expertos es que las nuevas infecciones del VIH permanecen prácticamente estables, con sólo un “ligero” descenso general del 2% entre 1995 y 1996, mientras que las muertes por SIDA caen un 21% en 1996 y un 44% en el primer semestre del año pasado.

¿A qué se debe la diferencia? Según este informe, a que la mejora de los tratamientos está permitiendo a la gente infectada con el VIH permanecer sana más tiempo antes de que la enfermedad se manifieste, y, después de su comienzo, las terapias están alargando la vida de los enfermos.

“Pero el virus continúa su incesante marcha a lo largo y ancho de nuestra población”, afirma Thomas C. Quinn, especialista en SIDA del Instituto nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. Para las autoridades resulta desconcertante que, a pesar de las campañas preventivas destinadas a jóvenes de 13 a 24 años, las infecciones en este tramo de población siguen siendo casi las mismas en los últimos años.

Por otra parte, el número de infecciones crece entre mujeres y consumidores de droga por vía intravenosa. A pesar de esa tendencia creciente entre drogadictos, a mediados del pasado abril, Clinton prohibió la financiación federal de programas de reposición de jeringuillas, por considerar que la medida no afrontaba el problema. Según el informe de los CDC, el grupo de riesgo más elevado en estos Estados es el de los homosexuales. Pero siguen aumentando los contagios por relaciones heterosexuales, en especial las vinculadas a la prostitución y la droga.

Después de quince años desde que se reveló la enfermedad, esta es la primera investigación que calcula las infecciones del VIH partiendo de las pruebas de detección realizadas a personas que acudieron a clínicas y centros de salud. Antaño la estimación de infecciones se hacía a partir del recuento de nuevos casos de SIDA diagnosticados. Pero ese método resulta ahora impreciso, porque los nuevos fármacos han hecho que ya no sean diez años, sino más, el tiempo medio que transcurre desde el contagio del virus hasta el inicio de la enfermedad.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares