“Climategate”: el principal acusado se explica

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Dr. Phil Jones, director de la Climate Research Unite (CRU), de la Universidad de East Anglia (Gran Bretaña), está en el centro de la polémica creada por la publicación de mensajes electrónicos -incluidos muchos suyos- entre climatólogos que sostienen que el cambio climático es real y se debe a la actividad humana. Recientemente ha tenido la oportunidad de aclarar los principales aspectos del caso en una entrevista para la BBC.

Roger Harrabin, especialista de la BBC en medio ambiente, publica el cuestionario enviado a Phil Jones, con las respuestas, y un artículo en que las comenta basándose además en la conversación personal mantenida con él, y en otras fuentes.

De la correspondencia sustraída de la CRU parece deducirse, según los críticos, que Jones y otros investigadores ocultaron datos desfavorables a la tesis del calentamiento de la Tierra. Jones reconoce que varias veces rehusó facilitar los datos brutos en que se basaban los cálculos de la CRU sobre la evolución de las temperaturas, y que ahora lo lamenta. Hizo así porque los datos no estaban bien organizados, es decir, no en todos los casos iban acompañados de la referencia exacta a la fuente.

Jones admite que ese es un punto débil de sus trabajos. Alega que los distintos servicios meteorológicos nacionales a veces revisan y afinan sus observaciones, de modo que resulta difícil mantener los datos al día. Ahora, la CRU prepara la publicación de todas las observaciones que ha utilizado.

Pero Jones insiste en que no ha manipulado los datos. Las estimaciones publicadas difieren poco de las que se obtienen empleando solo las observaciones de las que hay referencias firmes (el 80% de las usadas), y también coinciden en gran parte con las elaboradas por otros institutos de investigación. Si los “climaescépticos” no dan crédito a tales cálculos, deberían hacer los suyos propios a partir de los datos públicos disponibles en Estados Unidos.

Como ha hecho en ocasiones anteriores, Jones subraya que las acusaciones de manipulación contra él se basan en frases de mensajes suyos sacadas de contexto. En la entrevista vuelve a explicarlo pormenorizadamente. Tampoco, dice, conspiró para evitar que se publicaran estudios contrarios a sus tesis: simplemente le encargaron que los revisara, a él y a otros científicos, como se suele hacer (es la llamada peer review), y sobre algunos dio un dictamen negativo.

En fin, Jones no ve razón para retractarse de las conclusiones publicadas por la CRU acerca del cambio climático. Los datos muestran que la temperatura terrestre ha aumentado en los cuatro periodos examinados por la CRU, si bien respecto al más antiguo (1860-1880) hay menos certeza, porque las observaciones son más escasas. A la vez, añade Jones, resulta que el ritmo del calentamiento no se ha acelerado, pues es el mismo, alrededor de 0,16 grados por década, en los cuatro periodos (el mencionado y 1910-1940, 1975-1998 y 1975-2009).

¿Se ha frenado el calentamiento en los últimos años? No se puede afirmarlo con seguridad, responde Jones. El aparente enfriamiento desde 2002 (equivalente a -0,12º C por década) corresponde a un periodo demasiado breve para ser significativo. Es más probable que haya habido una estabilización de las temperaturas desde 1995: los cálculos dan una subida de +0,12º C por década, que no es estadísticamente relevante. De todas formas, esta estimación es menos segura, por contemplar menos años, que la de 1975-2009, la cual da +0,16º C por década.

En conclusión, Jones se manifiesta totalmente seguro de que ha habido calentamiento en el último siglo y medio, y considera muy probable que el registrado desde 1950 se deba, en su mayor parte, al hombre. La razón fundamental por la que sostiene esto último es que el fenómeno no se puede explicar solo por causas naturales, como la actividad del sol o los volcanes.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares