Hay que distinguir entre meteorología y clima

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Duración lectura: 2m. 15s.
pexels-photo-753619

Tendemos a interpretar cada fenómeno meteorológico extremo –ola de calor o de frío, sequía o inundación…– contra el trasfondo del cambio climático. Pero ningún episodio se puede atribuir directamente al cambio climático, ni vale para desmentirlo. Para evitar confusiones, es capital distinguir entre meteorología y clima, advierte Samuel Morin, investigador de Méteo-France, en Le Monde.

Morin resume la distinción así: “Las condiciones meteorológicas varían de una hora a otra, de un día a otro, de una semana a otra, a causa del comportamiento caótico del fluido atmosférico en interacción con la superficie terrestre. El clima, que representa la media y la gama de las condiciones meteorológicas posibles en un lugar determinado y en una fecha determinada, se estima en cambio a partir de informaciones que abarcan varios decenios. Una observación puntual de un fenómeno meteorológico, por intenso o extremo que sea, no puede por tanto servir para confirmar o desmentir una tendencia de fondo”.

La tendencia de fondo al calentamiento de la Tierra se observa en la mayor frecuencia de episodios de temperaturas elevadas y en la menor frecuencia de episodios especialmente fríos. Así, el número de récords de frío alcanzados cada año viene hoy a ser la décima parte del número de récords de calor. Por tanto, las olas de calor como las que se produjeron en Francia en junio y julio de 2019 son diez veces más probables; pero eso no significa que cualquiera de ellas sea consecuencia directa del cambio climático.

Meteorología y climatología estudian los mismos procesos: en la atmósfera, en los océanos y en las masas continentales, así como las interacciones entre ellos. Se basan en las mismas observaciones y en los mismos modelos físicos. Con ellos, los meteorólogos tratan de estimar lo mejor posible un estado inicial del sistema para prever la evolución de las condiciones atmosféricas en las horas y días siguientes. Los climatólogos, por su parte, tratan de modelar la evolución de las condiciones meteorológicas a lo largo de muchos años, y analizan los resultados mediante métodos estadísticos.

Así pues, no hay diferencia de naturaleza, sino de uso, entre los productos de los modelos de previsión meteorológicos y los climáticos, y unos y otros se enriquecen mutuamente. La articulación de ambas ciencias permite observar y pronosticar la evolución de los valores medios y extremos, y en consecuencia, ayuda a gestionar los recursos –agua, energía, cultivos…– y precaverse contra los riesgos ambientales.