Cambian las tendencias de la epidemia de sida

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La epidemia de sida está cambiando, según las tendencias que muestra el último informe que acaba de publicar Onusida. Es significativo que el número de nuevas infecciones descienda en el África subsahariana, mientras que en Norteamérica y Europa no hay mejora.

Aunque la prevalencia del VIH permanece relativamente estable o aumenta ligeramente en los países de altos ingresos, las tendencias de la epidemia han cambiado considerablemente. En particular, ”los datos indican que las nuevas infecciones por el sexo entre hombres han aumentado en la pasada década, mientras que la tasa de infecciones entre los drogadictos que se inyectan ha disminuido”.

Uno de los datos más claros es que, mientras en el conjunto mundial las nuevas infecciones por VIH han disminuido un 17% en los últimos ocho años, la epidemia ha crecido entre homosexuales de los países de ingresos altos.

El informe constata que “el sexo entre hombres constituye el principal modo de transmisión en Norteamérica y en la Unión Europea”. Desde comienzos de este siglo, se observa un claro repunte de la epidemia en este grupo. En el periodo 1996-2000 la tasa de nuevas infecciones entre homosexuales en Norteamérica, Europa Occidental y Australia bajó un 5,2%, pero entre 2000 y 2005 creció a una tasa del 3,3% anual.

En EE.UU. la tasa de nuevas infecciones en este grupo creció más del 50% en el periodo 2003-2006; en el Reino Unido, un 74% entre 2000 y 2007; en el conjunto de Europa, un 39% entre 2003 y 2007. Y en Canadá se observan tendencias similares.

La escalada de infecciones por sexo entre hombres en los países ricos, “está ligada al aumento de prácticas sexuales de riesgo”, dice el informe. Esto se detecta también porque en varios de estos países se aprecian “altos aumentos en los diagnósticos de enfermedades de transmisión sexual” en este grupo.

El informe mantiene que hay cada vez más pruebas del riesgo que corren algunos grupos, relacionados con la prostitución, la drogadicción por vía intravenosa y el sexo entre hombres. “En los últimos años, diversos estudios han documentado elevados niveles de infección entre estas poblaciones en casi todas las zonas”.

Más que mensajes genéricos a la población, hacen falta estrategias preventivas dirigidas específicamente a grupos determinados. Así advierte el informe: “El fallo más común es no dar prioridad a los programas de prevención del VIH centrados en grupos clave”.

El contagio por vía heterosexual, supone el 29% de los casos de nuevas infecciones en Europa Occidental, el 53% en Europa Central y el 33% en EE.UU.

Menos infecciones nuevas en África

En otras regiones, la evolución de la epidemia muestra distintas tendencias.

El África subsahariana sigue siendo la región más afectada por el sida. En 2008, el 68% de las nuevas infecciones entre adultos se produjeron en esta región. Sin embargo, hay una reducción en el número de nuevas infecciones, que ha bajado de 2,3 millones anuales a 1,9 millones en los últimos siete años.

En Latinoamérica, la epidemia aparece estabilizada en una tasa de prevalencia del 0,6% entre adultos (15-49 años). El sexo entre hombres es la causa más importante de nuevas infecciones, y los epidemiólogos estiman que en este grupo la probabilidad de infectarse es de uno entre tres.

En Asia la epidemia permanece estable desde 2000. La tasa de prevalencia es baja (0,1% en Asia del este y 0,3% en el sur y sudeste). Pero si antes se concentraba en los grupos de riesgo, ahora se está extendiendo rápidamente a los compañeros sexuales de personas de esos grupos.

En Oceanía la tasa de prevalencia es baja (0,3%), y el modo de transmisión varía según las zonas: fundamentalmente homosexual en Australia y Nueva Zelanda, y heterosexual en Papúa Nueva Guinea.

Francia: “prioridad absoluta” a la prevención entre homosexuales

El peso desproporcionado de las infecciones por relaciones homosexuales se ve confirmado también en Francia, según las cifras que acaba de publicar el Instituto de Vigilancia Sanitaria. El 48% de los casos de nuevas infecciones corresponde a este grupo, con una tasa de incidencia estimada en 1.000 casos por 100.000 personas. Esta tasa es 200 veces superior a la observada en la población heterosexual (5 por 100.000).

Entre los drogadictos por vía intravenosa y en la población inmigrante heterosexual, la incidencia es respectivamente 18 veces y 9 veces superior a la de la población heterosexual francesa.

El informe confirma la urgencia de hacer una prevención dirigida a grupos específicos. En concreto, la prevención de la transmisión del VIH entre hombres con relaciones homosexuales constituye “una prioridad absoluta y urgente”.

Los autores del informe, el profesor Gilles Pialoux, jefe del servicio de enfermedades infecciosas del hospital Tenon (País), y France Lert, investigador del Inserm, preconizan la creación de centros de salud sexual para el público de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

España: uno de cada tres nuevos infectados es gay

En España, uno de los países con mayor incidencia de SIDA en Europa Occidental, también el riesgo de infección por VIH es notablemente más alto entre homosexuales.

Esta constatación llevó al Ministerio de Sanidad a hacer este año una campaña de prevención dirigida específicamente al público gay. En esta campaña (“Frente al VIH, no bajes la guardia”), se informa que “los hombres que tienen sexo con otros hombres son el único grupo de población donde está aumentando la infección”.

Según datos de 2007 y referidos solo a 8 Comunidades Autónomas, hubo 311 nuevos diagnósticos de VIH entre varones homosexuales (en aumento frente a los 272 casos el año anterior), mientras que entre varones heterosexuales hubo 124 nuevos casos (frente a 175 el año anterior).

De hecho, recuerda la campaña del Ministerio, “uno de cada tres diagnósticos de VIH en España se deben a prácticas sexuales entre hombres”, cuando la proporción de homosexuales entre el conjunto de la población es mucho menor.

La campaña advierte de su mayor riesgo, al recordar que “en los estudios realizados, más del 10% de los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres están infectados por el VIH”.

De todos modos, esto es lo que se sabe por los hombres que se han realizado la prueba, pero la realidad podría ser mayor. La campaña anima a que los interesados se hagan la prueba una vez al año. Pues, “en 2007, más de la mitad de los nuevos diagnósticos de VIH fueron realizados cuando los afectados ya habían desarrollado el sida”. Y “más de la mitad de las nuevas infecciones se producen a partir de personas que no saben que viven con el VIH”.

En el mensaje para el Día Mundial del SIDA, el folleto del Ministerio afirma: “Ante el VIH todos somos iguales. El VIH no distingue entre personas, sino entre prácticas seguras y no seguras”. Pero sí valdría la pena preguntarse por qué las relaciones sexuales entre hombres son mucho más propicias a incurrir en prácticas no seguras.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares