El desconcertante mundo a la carta de los “millennials”

Página 1

La crisis económica no es lo único que ha dejado huella en los hábitos de los jóvenes del milenio. Más decisivas son las nuevas coordenadas culturales, marcadas por el triunfo de lo subjetivo sobre lo institucional.


Una versión de este artículo se publicó en el servicio impreso 57/15

“Acostumbrados a vivir en un mundo a la carta de opciones ilimitadas, los millennials no se sienten obligados a elegir entre solo dos alternativas”. Así resumía Michelle Diggles, analista del think tank estadounidense Third Way, uno de los rasgos más característicos de los jóvenes de hoy.

El estudio de Diggles (1) pretendía ser una llamada de atención al Partido Demócrata: si bien es cierto que la mayor parte de los millennials parece sintonizar con sus planteamientos, sería un error pensar que el partido tiene garantizada su fidelidad. La generación que no necesitó elegir entre Coca-Cola o Pepsi, tampoco está obligada a hacerlo en el terreno político.

El aviso de Diggles llegó pocos días después de que el Pew Research Center (2) revelase que la mitad de los millennials se definen ahora como “políticamente independientes”, un porcentaje mucho más elevado que el de generaciones anteriores. Y eso a pesar de coincidir bastante con los demócratas en asuntos de alto voltaje ideológico.

Los investigadores del Pew atribuyen esto al “desencanto con las instituciones”. Se observa también, aunque en menor medida, en relación con la fe: casi tres de cada diez jóvenes de entre 18 y 34 años (29%) no se adhiere a ninguna Iglesia o confesión religiosa. Pero eso no quiere decir que no crean en Dios: dentro de este grupo, los ateos y los agnósticos son minoría en comparación con los llamados “creyentes sin religión” (cfr. Aceprensa, 10-06-2013).

Otro matiz: frente al mantra que repitieron algunos medios al hacerse eco de este informe –“la generación del milenio es escéptica con las instituciones, políticas y religiosas”, decía el New York Times–, lo más acertado es decir justo lo contrario, al menos respecto a la religión: el 71% de los millennials pertenece a una confesión religiosa.

Sin embargo, el fenómeno de la “espiritualidad sin religión” está creciendo más rápidamente entre los jóvenes que en el resto de generaciones. A ello hay que añadir el auge de la “religión a la carta”, descrita por Ross Douthat en su libro Bad Religion (2002) como el intento de hacer compatible el subjetivismo con un determinado credo religioso (cfr. Aceprensa, 7-06-2012).

Las instituciones se ven como un obstáculo a la visión del todo a la carta y adaptado a los propios gustos

Respecto al matrimonio, solo el 26% de los millennials están casados; a su edad, dice el Pew, el 36% de los miembros de la generación X y el 48% de los babyboomers lo estaban. Pero la mayor parte de los jóvenes del milenio que no están casados (69%) dicen que aspiran a hacerlo en el futuro.

De nuevo aquí se ve que no es lo mismo decir que el desencanto con las instituciones se está extendiendo más rápidamente entre los jóvenes, a sostener que ese desencanto es un rasgo que caracteriza a toda una generación.

Una ideología confusa

La visión del todo a la carta parece estar detrás de la confusa ideología política de algunos millennials. La sintetiza Derek Thompson en The Atlantic (15-07-2014), a la vista de los resultados de dos encuestas realizadas en EE.UU.: “Están a favor de la intervención del Estado, siempre que no cueste más dinero. Son partidarios de reducir el tamaño del Estado, pero se oponen a los recortes en los programas sociales que conocen. Quieren que Washington lo arregle todo, siempre y cuando no toque nada”.

Así, el 65% cree que sería bueno para la economía recortar el gasto público; pero el 62% y el 58% opinan también que el gobierno tendría que gastar más en formación profesional e infraestructuras, respectivamente.

Otro ejemplo: el 73% está de acuerdo con la afirmación “debería estar permitido que la gente retenga lo que produce, aunque otros pasen necesidades”; pero el 58% también cree que “el gobierno debería dar más ayuda económica a los pobres, aunque eso suponga más impuestos”.

________________________________

Notas

(1) Cfr. Michelle Diggles, Millennials: Political Explorers. Third Way. 20-03-2014.

(2) Cfr. Millennials in Adulthood. Detached from Institutions, Networked with Friends, Pew Research Center. 7-03-2014.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.