De vampiros y sangre adolescente en las series

Página 1

Se acaba ya la serie de brujas y magos -un par de entregas y veremos cómo Harry elimina de una vez a ese que ya sabemos-; pero aún estamos en la estela de los vampiros. Menos mal que Steven Spielberg promete para el próximo año el estreno de I am #4 -con la correspondiente colección de media docena de libros, que saldrá a la venta en otoño para calentar motores-, y a lo mejor cambia la corriente: tendremos aliens en lugar de vampiros.

¿Cuánto va a durar la temporada de caza de vampiros y hombres-lobo? Son personajes de una tendencia que siempre ha estado presente, pero nunca con el éxito de las últimas entregas. Por la TV han desfilado abundantes vampiros en años recientes: series exclusivas como Buffy, Vampire High, Young Dracula, Angel; apariciones episódicas en series de misterio y terror como The Dresden Files, Hellsing, Supernatural; abrumadora presencia en los productos anime de factura japonesa. Ahora tenemos dos series recientes que celebran aún su éxito en las pantallas: True Blood y The Vampire Diaries (en España, Crónicas Vampíricas). Antena3 y Notro, aprovechando el rebufo, han terminado el rodaje de No soy como tú, una miniserie sobre el mismo tema -jóvenes y vampiros-, con una historia de amor que sólo puede triunfar si los vampiros luchan por controlar su lado oscuro.

Se especula con la posibilidad de que la mezcla definitiva que ha ocasionado la explosión del género ha sido su eficaz combinación con los adolescentes. Mucho antes del boom Crepúsculo [cfr. Aceprensa, 3-12-2008], la trilogía de Crónicas Vampíricas había triunfado en las librerías a principios de los '90, pero ha llegado a la pantalla en 2009. Vampiros y adolescentes, una combinación acertada, como dedujo Alberto Rey en su blog: “¿Hay algo más compatible que el romanticismo adolescente y los clichés vampíricos? Malditismo, incomprensión, aislamiento, cierto masoquismo sentimental... lo teenager y lo vampírico tienen tantos puntos en común que al final su simbiosis resulta completamente lógica. Y divertida, entrañable y un poco grotesca, desde un punto de vista adulto.”

Filón de emociones efervescentes

En otro servicio de Aceprensa (21-04-10), se comenta la estrecha relación que se da entre la afectividad descontrolada de los adolescentes y el apetito primario de los vampiros, incluido ese rasgo peculiar que podríamos llamar la "erótica de la abstinencia", ya sea de sangre o de sexo. Es notable la habilidad que los creadores han mostrado para explotar el filón de emociones efervescentes y vampiros, tanto en True Blood -con tramas menos previsibles y contenido adulto-, como en The Vampire Diaries -vampiros adolescentes, con todo lo que conlleva de estereotipo y superficialidad-.

Los sentimientos (sin discutir si son buenos o malos) son para ellos criterios de conducta. No podía esperarse menos de criaturas que son, por definición, paradigma de afectividad desbordante (los adolescentes, no los vampiros).

Sin embargo, el tono de estas dos series es radicalmente opuesto; en True Blood, el vampirismo es un añadido a las tramas sórdidas de telenovela con aire de thriller y termina reduciendo el ámbito de su audiencia. Por el contrario, como las novelas y películas de la saga Crepúsculo, “The Vampire Diaries se deja ver concluye el crítico de El Mundo, siempre que no le pidas nada que no le pediría un quinceañero encerrado en su cuarto leyendo novelas de autores malditos y sintiéndose supersensible, superespecial y superincomprendido por el mundo en general.”

El argumento, en efecto, resulta entretenido, pero en la forma abundan los detalles sensuales y un estilo de vida y relaciones personales claramente amoral -sin llegar a los extremos de True Blood-, que salpican prácticamente cada uno de los episodios. La redacción de los "diarios" que da título a la serie es un buen punto de arranque, que poco a poco se va olvidando a medida que la trama se complica. Y se complica mucho, a pesar de la superficialidad general de los personajes. La dosis de intriga es mayor que en la saga Crepúsculo, pero en la TV parece que está gozando de un éxito equivalente: ha sido una de las series revelación en USA.

_______________________

Crónicas Vampíricas (The Vampire Diaries) se emite en España en TNT.

True Blood se emite en Canal + y Extreme Teuve ha iniciado su reposición.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.