Titula, que algo queda

Página 1

A veces los grandes medios de comunicación presentan la información atendiendo a su línea editorial o a sus intereses comerciales. A lo que va a favor de una u otros le dan un espacio destacado, y lo que va en contra, lo disimulan. Esta actitud es la que produce el atavismo periodístico que consiste en buscar los datos que favorecen las tesis que uno defiende en lugar de elaborar tesis objetivas a partir de los datos que existen.

Desde un punto de vista comercial, una situación recurrente, por ejemplo, es la que tiene lugar el día siguiente a la publicación de una oleada del Estudio General de Medios (EGM), que indica los oyentes que tiene cada programa de radio o televisión, o de la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD), que mide el volumen de lectores de cada periódico. Todos manifiestan en sus páginas que han salido victoriosos de la contienda mediática por la audiencia. Todos ganan radioyentes, telespectadores o lectores. La razón que facilita esta actitud es que siempre hay un dato positivo al que aferrarse y se podría decir que todos estos tejemanejes son asumidos por las audiencias con cierta benevolencia.

El problema llega cuando ese dato positivo no existe y el medio tiene tanto interés en llamar la atención sobre un tema que decide aferrarse a cualquier cifra intentando dotarla de apariencia positiva. Es lo que parece haberle ocurrido al diario El País cuando hace tan sólo unos días pretendía dar a conocer las conclusiones del informe “Nuevos retos para la profesión médica: una aportación al debate social”, presentado por la Organización Médica Colegial.

El periódico titula la noticia: “Un 29% de los dirigentes médicos se declara a favor de la eutanasia” (El País, 18-11-2010). Tal porcentaje hace pensar que las respuestas posibles a la cuestión son varias y por eso la respuesta más destacada no alcanza un volumen muy significativo. Pero resulta que en este caso las posibles opciones de respuesta que tenían los médicos eran dos: estar a favor o en contra de la despenalización de la eutanasia. El informe de la Organización Médica Colegial señala que la opinión de los médicos sobre la despenalización de la eutanasia es contraria en un 71% y favorable en un 29%. El País actúa en este caso tratando de jugar con la conclusión que pueden sacar sus lectores del titular utilizado, del tipo “los médicos son favorables a la eutanasia”, muy distinta seguramente en el caso de que el titular hubiera sido “El 71% de los médicos españoles rechazan la despenalización de la eutanasia”.

El cambio de criterio de El País en el tratamiento de las noticias se hace más evidente al revisar algunas noticias en las que se manejaban porcentajes similares:

El 71% de los estadounidenses no quieren que Sarah Palin se postule como Presidente de su país” (El País, 15-11-2010). Según el nuevo criterio, debería haberse titulado: “El 29% de los estadounidenses quiere que Sarah Palin se postule como Presidente de su país”.

“Amplio respaldo al ascenso de Rubalcaba”. “De todos los cambios, el de Rubalcaba es visto bien o muy bien por el 66%”. (El País, 07-11-2010). El titular debería haber sido: “Un 34% de los españoles no ve con buenos ojos el ascenso de Rubalcaba”

“La falta de gasolina atenaza a Francia”. “Sarkozy nada contracorriente, a juzgar por un sondeo publicado ayer por el periódico Le Parisien, que aseguraba que el 71% de los franceses apoyan o simpatizan con la movilización” (El País, 19-10-2010). El titular y enfoque de la noticia debería haber sido: “La falta de gasolina no preocupa a Francia”. “Sarkozy está tranquilo porque, según aseguraba ayer Le Parisien, el 29% de los franceses rechazan la movilización”.

El titular amañado puede servir para desinformar a quien no lea el cuerpo del artículo. Pero quien lee el texto sacará impresión de que han querido engañarle. Y esto supone la muerte, poco digna, de la libertad de información.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.