Xavier González

18.Mar.2015
Desolado reflejo de una generación, la que hoy supera los 40 años, y de una educación, la sentimental basada en la búsqueda de la felicidad.