Piedad filial por decreto

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 51s.

El 1 de julio entró en vigor la reforma de la Ley de Protección de los Derechos e Intereses de los Mayores, aprobada por el gobierno chino. Un artículo estipula: “Los parientes que vivan lejos de los mayores deben visitarles o enviarles recuerdos con frecuencia”. No hay penas previstas para los infractores.

Yu Hua, comentarista chino, señala en un artículo traducido en el New York Times que la medida ha sido aclamada en los medios de comunicación oficiales pero recibida con escepticismo por la gente.

En la televisión y los periódicos han proliferado en los últimos años noticias, en tono de denuncia, de padres abandonados por sus hijos. Pero tal moralismo no tiene en cuenta las condiciones reales de la vida en la China actual. Las vacaciones no son un derecho garantizado, y muchos asalariados se quejan de que sus jefes les presionan para que hagan horas extraordinarias, también en días festivos: ¿de dónde sacarán tiempo para visitar a los padres? Otros alegan que no tienen dinero para viajes frecuentes, y a lo sumo pueden volver a la casa paterna en las fiestas del año nuevo lunar.

Además, la actual campaña en favor de la piedad filial viene tras muchos años de propaganda en contra. Hasta hace poco, los órganos oficiales cantaban los elogios de trabajadores ejemplares que permanecían en sus puestos durante el año nuevo. Ahora el régimen promueve, con una nueva edición, el tradicional libro moralizante titulado Los 24 dechados de piedad filial (ver artículo relacionado); pero Yu recuerda que él, de niño, lo leía a escondidas, porque fue prohibido en la Revolución Cultural.

Los emperadores chinos, dice Yu, “subrayaban la importancia de ser leal al gobernante y al país, y obediente a los padres”. Luego el régimen solo dejó en pie la lealtad al Partido. “Ahora el Partido Comunista promueve la piedad filial, olvidando que antes la reprimió y culpando a la gente de la decadencia moral, y sale con una ridícula cláusula legal con la que pretende eludir su propia responsabilidad como partido en el poder durante los últimos 63 años”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares